La X Jornada de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes: diez años de tendencias en información y documentación

El 14 de diciembre se celebró en Madrid la X Jornada de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes, con el lema Diez años de tendencias en información y documentación (2008-2017), con el que se proponía repasar los temas de anteriores jornadas y reflexionar sobre la evolución de estas tendencias.

Dividido en cuatro mesas de debate, el formato de la conversación ha sido un acierto no solo por la agilidad del diálogo, que se hace mucho más ameno para todos, permite enfocar las ideas de forma más directa y fomenta la conversación, sino también por la calidad de las moderadoras y de los ponentes. Las intervenciones breves de participantes en anteriores ediciones a través de vídeos, el envío de preguntas en línea y la votación en directo han sido elementos que han roto la monotonía.

Participé en el primer debate junto con Alicia Sellés, y bajo el hilo conductor de Feli Campal, una maestra conduciendo la conversación. Alicia explicó cómo las bibliotecas pueden contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para la Agenda 2030, entre los cuales se encuentra el acceso a la información. También afirmó que el papel de las bibliotecas debe ir más allá de la cultura y estar en otros ámbitos y destacó la dimensión local y global de las bibliotecas.

Por mi parte, quise destacar la importancia de los medios sociales en la conexión entre los propios bibliotecarios y los retos a los que aún se enfrentan las bibliotecas respecto a los medios sociales, entre los que se encuentran la alfabetización informacional respecto a las noticias falsas y promover la interacción con el usuario. También defendí la existencia de la marca Biblioteca y la necesidad de plantear la presencia en medios sociales de la dentro de los planes estratégicos, con mucha más atención, porque está en juego la imagen de la biblioteca.

En el segundo debate Feli Campal condujo a Belén Llera y Julio Alonso Arévalo, que charlaron sobre el libro electrónico, la calidad de la lectura y las imposiciones de las editoriales en lo referente al libro digital, que no benefician a los usuarios de biblioteca. Fue el público quien se encargó de señalar la principal conclusión: se nos está haciendo largo el camino hacia el préstamo de libros electrónicos.

Belén Llera y Julio Alonso Arévalo

Después de soplar las velas de décimo aniversario y del café, Elisa García Morales tomó el relevo como moderadora y dio paso a Montserrat García-Alsina y Gema Bueno, que defendieron el valor de las competencias de los bibliotecarios en aspectos como el big data, a pesar de que tradicionalmente no nos gustan especialmente los datos, y la importancia del small data para las bibliotecas. García-Alsina trasladó a la audiencia la preocupación en el entorno académico por el descenso en el número de estudiantes de información y documentación y el cierre del grado en la UOC.

El último debate de la Jornada fue también el más polémico, como suele suceder cuando se tratan temas laborales, y el que más polémica y participación del público suscitó. Para José Luis Bueren los profesionales de las bibliotecas no dejamos competencias atrás, sino que vamos incorporando otras nuevas. Además, recordó que la innovación en bibliotecas no es solo una cuestión de tecnología. Paula Traver charló sobre el talento oculto de los profesionales que no tienen oportunidad de poner proyectos en marcha debido a unas estructuras internas que no valoran sus iniciativas. Para ella cada vez importan menos las titulaciones y más las necesidades que puedes resolver en el ámbito laboral. No se trata solo de desarrollar competencias, explicó, sino también aptitudes. Entre el público se mostró la preocupación por los programas de las titulaciones, la inserción en el mercado laboral de los nuevos titulados y la aparición de nuevos perfiles profesionales, como el de document controller.

Estas son solo algunas de las muchas ideas que se transmitieron, el resto quedarán recogidas en los vídeos que se publicarán próximamente. Un año más, la Jornada de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes se ha convertido en un espacio referente para los profesionales en cuanto al formato y los contenidos. Felicitaciones a Yolanda de la Iglesia y a todo su equipo por este décimo aniversario y por su gran trabajo, esperamos impacientes la siguiente edición.

Anuncios

Videojuegos y web 2.0 en Lisboa

lisboa10El pasado 20 de mayo pude asistí a la jornada Videojogos e Web 2.0: Desafios para a formação dos bibliotecários, que tuvo lugar en Lisboa, organizada por el Instituto Goethe en colaboración con la Asociación Portuguesa de Bibliotecarios, Archiveros y Documentalistas, el propio Instituto Cervantes, el Instituto Ibero-Americano de Finlandia y el Instituto Italiano de Cultura. Esta jornada se enmarca en un proyecto más amplio, que bajo el título Realidades Virtuais abarca, del 17 de mayo al 2 de junio, varias áreas temáticas (entre ellas las bibliotecas) y actividades como conferencias internacionales, talleres  proyecciones, exposiciones de videojuegos y videoconsolas (durante un ratito jugué con una mesa en la que bastaba con situar diferentes formas geométricas combinadas para producir sonidos) o torneos de videojuegos. Todas ellas unidas por el eje vertebral de las redes sociales y los videojuegos.

El planteamiento de la jornada consistía en reunir a especialistas de varios países, invitados por parte de cada uno de los organismos colaboradores, para analizar cómo los videojuegos y la web social confluyen en la labor profesional de los bibliotecarios. Algunas de las conclusiones que se desprendieron de sus intervenciones fueron las siguientes:

  1. El juego es esencial en la vida de las personas, a todos nos gusta jugar, y por ello es esencial saber utilizarlo en el aprendizaje. Para ilustrar esta idea Christoph Deeg, uno de los integrantes del proyecto Zukunftswerkstatt, empleó la siguiente ecuación: education + entertainment = edutainment.
  2. Los mundos virtuales como Second Life nos permiten acercar los espacios físicos a cualquier otra persona, permitiendo una experiencia en 3D, muy cercana a la realidad, como nos mostró Maria Cristina Misiti, de la Biblioteca dell’Instituto Nazionale di Archeologia e Storia dell’Arte. El finlandés Kim Holmberg (Åbo Akademi University) hizo hincapié en el paso de la Biblioteca 2.0 a una Biblioteca 3D, aquella que habita en los mundos virtuales.
  3. La formación de los bibliotecarios en las habilidades necesarias para desenvolverse en la Web 2.0 fue uno de los temas que más interés suscitó. La alemana Julia Bergman hizo hincapié en la necesidad de contar con educadores 2.0 para ello, y el portugués Paulo Leitão repasó una larga lista de competencias tecnológicas de los bibliotecarios, para finalmente llegar a las nuevas competencias que requiere la web social para nuestro colectivo, y que resumió en unas pocas.

Durante mi intervención comencé describiendo el entorno externo de las bibliotecas, caracterizado por rápidos cambios, centrándome en los aspectos tecnológicos (dispositivos, libro electrónico, evolución de la web…), para después analizar cómo la filosofía y las herramientas de la web social pueden ayudarnos a los bibliotecarios a asumir y adaptarnos a los cambios. Aquí la tenéis. Todas las presentaciones del encuentro están disponibles en SlideShare.

Uno de los momentos más interesantes del viaje fue el recorrido por el Instituto Cervantes del Lisboa, guiada por Cecilia, su bibliotecaria y mi anfitriona. A ella y a la organización del Instituto Goethe, encabezada por Sven, les debo toda mi gratitud por hacer la estancia más agradable. Fue también estupendo poder conocer personalmente a algunos de mis contactos portugueses en las redes sociales y a otros profesionales europeos.