Chivi

ChiviritaConocí a Chivi en la escuela, cuando a los 10 años empecé 5º de EGB donde las monjas. Estuvimos en la misma clase y jugamos al fútbol en los recreos durante tres años pero no recuerdo haber hablado mucho con él. Era uno más de los chicos de la escuela que desapareció de mi vida cuando empecé el instituto. Durante años le olvidé hasta que hace unas semanas volví a cruzarme con él, en la acera, ambos de camino, saludándonos sin cruzar palabra pero reconociéndonos. Si el aspecto de una persona nos habla de la vida que lleva la de Chivi no debe (debía) de ser fácil.

La crudeza de un correo en el spam del buzón del ayuntamiento me ha traído de nuevo a Chivi

“Desearía,y me haría feliz que el Ayuntamiento hiciera una mínima mención a uno de sus habitantes que nos ha abandonado para siempre, José Luís Nuñez Abad, Chivi, que vivió sin familia, que solo nació y solo murió”. “Muchos ciudadanos lo despreciaron por alcohólico. Quiso curarse, pero no llegó a tiempo. Una persona no se hace alcohólica o ludópata o anoréxica o cae en una depresión sin un motivo de fondo…”

Busco infructuosamente una esquela que nadie ha mandado escribir; si la cotidianidad nos hace inmunes a la marginación y a la soledad de los conocidos, qué será con la de los extraños.

Abro la biblio y saludo al Yoni, a Alberto y a Bolota. Los tres comparten con Chivi problemas de soledad y de exclusión y me pregunto qué encaminó los pasos de estos hacia una biblioteca mientras que él nunca la encontró en su camino. Intercambiamos unas palabras, tal vez las únicas que crucen a lo largo del día; todos necesitamos esas palabras, ellos para esquivar momentáneamente la indiferencia y la incomprensión, yo para creerme mi trabajo…

Estimadas, estimados colegas: buen día de la #biblioteca.

Cinco derechos de la #biblioteca

5 derechos de la #bibliotecaImage
El Día de la #biblioteca es una ocasión para reivindicar nuestra identidad, nuestra función, nuestros servicios, nuestro trabajo. Esta iniciativa internacional es un excelente marco para inundar las redes con nuestra #biblioteca, ya que se trata de una acción espontánea, universal y participativa. Por ese motivo, queremos aprovechar la potencia de tantas voces defendiendo las mismas ideas desde diferentes partes del mundo para recordar cinco derechos de las bibliotecas que tiene sentido defender hoy, en el contexto global de recesión económica, pero sobre todo ante recientes muestras de ignorancia de nuestro valor y de desconfianza de nuestro espacio en un entorno digital. Los cinco derechos globales de la biblioteca que se exponen a continuación recuerdan que:

  • La #biblioteca, hoy como antes, es el principal servicio público de difusión del conocimiento.
  • La #biblioteca, hoy como siempre, es la vía de entrada a la sociedad del conocimiento.
  • La #biblioteca, hoy como nunca, es un agente básico para la participación en la sociedad digital.

Derechos de la biblioteca actual

Derecho 1.
Derecho de la #biblioteca a ser un foro difusor del conocimiento abierto a la comunidad.
La sociedad tiene el derecho a disponer de servicios bibliotecarios públicos, espacios presenciales y/o telemáticos desde los que acceder a todo tipo de recursos para todo tipo de personas. El conocimiento debe ser abierto y puesto a disposición de forma pública por las instituciones a las que encomendamos la gestión cultural, educativa, creativa y recreativa.

Tuitéalo #bibliotecaApoyo el derecho de la #biblioteca a ser un foro difusor del conocimiento abierto a la comunidad https://biblioblog.org/2013/08/11/5derechos

Derecho 2.
Derecho de la #biblioteca a disponer de un presupuesto que garantice la prestación de sus servicios.
La sociedad tiene el derecho a que sus bibliotecas presten servicios de calidad y a disponer de recursos de actualidad. Los presupuestos públicos de las bibliotecas deben ser garantizados de forma periódica para asegurar la prestación de sus servicios.

Tuitéalo #bibliotecaApoyo el derecho de la #biblioteca a disponer de un presupuesto que garantice la prestación de sus servicios https://biblioblog.org/2013/08/11/5derechos

Derecho 3.
Derecho de la #biblioteca a su desarrollo en la sociedad de la información
La sociedad tiene el derecho a que sus bibliotecas innoven y adapten su actividad a las posibilidades tecnológicas. Las bibliotecas son entidades vivas que evolucionan, desarrollan nuevos servicios y reenfocan su visión conforme se dan las condiciones necesarias.

Tuitéalo #bibliotecaApoyo el derecho de la #biblioteca a su desarrollo en la sociedad de la información https://biblioblog.org/2013/08/11/5derechos

Derecho 4.
Derecho de la #biblioteca a ofrecer todo tipo de recursos en las mismas condiciones.
La sociedad tiene el derecho a disponer de colecciones que representen todos los pensamientos para su consulta, préstamo o acceso. Las bibliotecas son garantes del conocimiento aportado por autores y editores. Las bibliotecas tienen derecho a prestar libros electrónicos de la misma forma que prestan libros impresos.

Tuitéalo #bibliotecaApoyo el derecho de la #biblioteca a ofrecer todo tipo de recursos en las mismas condiciones https://biblioblog.org/2013/08/11/5derechos

Derecho 5.
Derecho de la #biblioteca a disponer de profesionales formados que ofrezcan servicios de calidad.
La sociedad tiene el derecho a ser atendida en sus bibliotecas por personal eficiente, dedicado y especializado. La profesión bibliotecaria requiere una formación específica que garantice la gestión correcta y el desarrollo de los servicios que su comunidad necesita.

Tuitéalo #bibliotecaApoyo el derecho de la #biblioteca a disponer de profesionales formados que ofrezcan servicios de calidad https://biblioblog.org/2013/08/11/5derechos

Los derechos que aquí se exponen están aparejados al compromiso de la biblioteca con sus usuarios para que sus espacios, colecciones y servicios respondan a sus necesidades. En suma, resumen el derecho a que cada comunidad disponga de su biblioteca. Somos un colectivo afortunado porque nuestro desarrollo profesional se realiza en una #biblioteca.

Esto es un blog, nada más. Aporta qué derechos crees que tendrían que estar en esta lista. Tu visión es importante. Tu opinión es necesaria. Añade, critica, comenta, difunde.

Si es Agosto, toca el día de la #biblioteca en Twitter (atención cambio de fecha)

#biblioteca 2013

#biblioteca 2013

Vaya, un año más y estamos  cerca la quinta edición del día de la biblioteca en Twitter. Desde lo  que en un principio fue como un “experimento con gaseosa”  allá por 2009 cuando Natalia Arroyo  se preguntaba ¿Cuántos tweets hacen falta para convertirse en “trending topic”?  la biblioteca en Twitter se ha convertido en un clásico del mes de Agosto.

En ediciones anteriores era el día 10 de Agosto, pero este año coincide en Sábado  y las posibilidades de que la convocatoria sea un éxito pueden ser limitadas, por lo tanto será el lunes día 12 de Agosto  (la primera edición también fue lunes)

Como cada edición sigue habiendo motivos para el “evento”:  las drásticas reducciones en inversiones, recortes de personal  e incluso por la visión “estratégica” de las bibliotecas que tienen algunos de nuestros gobernantes.

Salvo “ejemplares” como la Sra. Alcaldesa, nadie duda de la importancia de las bibliotecas como motor cultural, como espacios de aprendizaje,  como infraestructura  e incluso como un lugar donde se está “fresquito” en verano y “calentito” en invierno (salvo en las virtuales, claro 😉 sean tiempos de bonanza o tiempos críticos como el actual.

Por eso, el día de la #biblioteca en Twitter es un buen momento para reivindicar la biblioteca como servicio público y difundir nuestra tarea profesional. Entonces, ¿Quedamos el día 12 de agosto a las 4PM (hora de Madrid, Andorra, Paris, …) para twittear las ventajas de disponer de bibliotecas y de buenos profesionales?

Si, ya sabemos que [en España] estamos de vacaciones …. Y que además es la hora de la siesta, pero no tenemos excusa:  hay utilidades para programar tweets y respetar esta noble tradición y  en el hemisferio Sur es invierno que estamos en un mundo global.

Como novedad proponemos que adjuntes fotos de bibliotecas en tus tweets (la idea se la hemos tomado a The Guardian  que está pidiendo fotos de bibliotecas universitarias), pero se admiten todo tipo de sugerencias y desde  Blbioblog os proponemos algunas:

  • Si eres usuario: Cuéntanos tu experiencia,  las razones de usarla, ventajas (e inconvenientes), ¿Estas satisfecho? ….
  • Si eres bibliotecari@::A que te dedicas, donde trabajas, que te gusta [o no] de tu tareas ..
  • Si eres una biblioteca: Difunde esta información entre tus usuarios (ellos son la clave de que que seamos trending topic o no), explica tus servicios, horarios, actividades, quienes sois ……

E independientemente de si eres usuario, bibliotecari@ o biblioteca:

  • Difunde el evento entre tus seguidores de Twitter, anímalos a participar. ¿Sigues a gente “importante”?:  pídeles que te ayuden a difundirlo, además: comenta cosas, comparte fotos , sugiere lecturas ….. Cualquier cosa, pero con el hashtag  #biblioteca

Nos vemos el lunes 12 a partir de las  4PM (Central European Summer Time,  las 9 AM en Colombia y Mexico DF,  10AM en Chile , 11AM en Argentina y Brasil. Si tienes dudas, consulta el horario en tu país.

Tenéis más información del evento en Facebook  gracias a Noemí Gómez.

Y una recopilación de las Ediciones anteriores en Delicious.

Como dice alguien por aquí: Vuestro turno 😉

Bolota

20130705_122854Se acerca temeroso al mostrador, habla con acento y muy bajo (no, no en ese tono de voz que te imaginas de usuario de biblioteca, sino en el susurro de quien viene a pedir). Ni le oigo ni le entiendo; le pido disculpas y pregunto qué desea. Saca un papel del bolsillo; es una plantilla de curriculum, en blanco.

Las manos que acercan el papel me sorprenden por su tamaño (sin duda están más habituadas a la calle que al teclado)  y por su temblor (sí, está nervioso). Le acompaño al ordenador y abro el procesador de textos. Se sitúa frente a la pantalla y pasa los minutos sin hacer nada; no hace falta ser un lince para deducir que la situación le es incómoda: probablemente no está habituado a usar el ordenador y tampoco controla la jerga laboral necesaria para pergeñar un cv, ni en su idioma ni en el nuestro.

Son las 10,30, la biblioteca está tranquila y evalúo la situación mientras reflexiono sobre lo que debemos y podemos hacer por nuestros usuarios. La vergüenza torera vence a la mezquindad y me pongo a redactar su CV. Quince líneas para desgranar una vida y depositar esperanzas.

Descubro que Bolota es más joven que yo (quién lo diría) y que lleva años sin trabajo. No puedo evitar sentirme incómodo al escribir. Incómodo porque la administración a la que pertenezco cumple (“rellena esto y vuelve; en la biblioteca tienes ordenadores”) pero no ayuda; incómodo porque la biblioteca cumple (“ahí está el ordenador”) pero no (puede o quiere, decide tú que te aplicas) ayuda; incómodo porque no puedo evitar comparar mi privilegiada situación con la suya.

Tendencia 2013: el metro cuadrado

IMG_20130507_142626 (1)El otro día me asomaba por esta ventana argumentando que no consideraba este un buen momento para impulsar un modelo de préstamo de ebooks tal y como la industria lo plantea. La razón, por si no quedó claro, no es la negación de la necesidad del servicio sino las reglas de juego sobre las que quieren hacer pivotar el mismo.

Sí la industria editorial argumenta en términos de “defensa de la industria y del autor” nosotros debemos plantear la defensa de la industria, del autor y de la cultura. En un escenario de desaparición de librerías y en el que las editoriales no garantizan la conservación de su propio fondo (!ay qué caro está el m2¡) no debemos olvidar que las bibliotecas son el último reducto físico del libro, del autor y su obra. Nuestro trabajo, sufragado por todos, tiene un impacto económico que no quieren reconocer pero que debemos esgrimir. ¿Y si las bibliotecas cobrasen a autores y editoriales por el privilegio de que sus libros tengan unos m2 de exposición permanente que garantiza la calidad de su visibilidad y conservación?.

El mercado niega a las pequeñas bibliotecas públicas el acceso al ebook dejándolas a expensas de la negociación entre las plataformas distribuidoras y las administraciones. Podemos ofrecer papel pero no bites y eso está favoreciendo la aparición de canales alternativos de descubrimiento y acceso a la lectura. Y ahí perdemos todos.

Entre el acceso restrictivo y muy limitado al contenido que nos proponen (no compramos una obra sino que pagamos por acceder a ella n veces por un tiempo) y ese “pirateo” al que tanto aluden (y fomentan…hasta hacernos pensar mal) debe haber un punto intermedio. ¿Por qué no facilitar una compra de contenido digital con tratamiento de libro impreso? (si se compra “un” ejemplar se presta “un” ejemplar por el tiempo estipulado, no estando accesible para otro usuario mientras tanto). La tecnología lo permite, ¿dónde está el problema?. Quien esgrima que el desgaste del papel que limita el número de préstamos y “obliga” a reponer el libro no se da en un ebook es porque esconde la obsolescencia de dispositivos y formatos; sobre el mensaje nada subliminal que identifica libro prestado con libro no vendido prefiero abstenerme. Y si alguno piensa que eso es inviable les recomiendo un paseo por la editorial Susa o por el CIELO.

La lectura en pantallas necesita una entente cordial entre los deseos de la industria editorial y la defensa del préstamo en bibliotecas. En este punto, las instituciones interesadas en que la industria cultural florezca tienen que ayudar a perfilar el modelo de acceso a la lectura que desean defender. Y tienen que decidir si lo harán buscando el equilibrio o primando a la parte aferrada al (irrecuperable modelo del negocio) papel. Solo espero que cuando negocien recuerden lo de los m2.

Tendencia 2013: bilbainadas las justas

[Biblioblog. Fernando Juárez] «En vuestra opinión, ¿es el préstamo de ebooks una prioridad en nuestras bibliotecas?»

Con esa pregunta empezó la primera reunión del grupo de trabajo sobre biblioteca y libro electrónico a la que asistí el otro día. Acuerdo unánime en que no es moda sino necesidad (a ver quién era el guapo que decía que no).

Si el préstamo de ebooks no está en las bibliotecas no es debido a la dejadez de éstas. La lectura en pantallas a un click de distancia no es algo que no hayamos visto venir, tampoco algo que no deseemos; simplemente es algo que no nos han dejando ofrecer. El libro y su modelo de negocio no serán lo que fueron y algunos se empeñan en que las bibliotecas paguemos los platos rotos. Ahora el menú que nos ofrecen es muy caro y la carta muy corta.

Cuanto más tarde el mercado en ofrecer buenos canales de distribución, cuanto más cicateros sean con las condiciones de «acceso» a las novedades, mientras se siga identificando el préstamo de un libro con una venta menos y no con la posibilidad de descubrimiento de autores y lecturas, mayor será el auge de los circuitos de acceso marginales a la lectura. (Aquí que cada cual entienda marginal como le venga en gana).

No sé cuántos usuarios han dejado de venir a la biblioteca tras la adquisición de un cacharro de esos para leer libros; tampoco los que dejaran de hacerlo en los próximos meses tras los recortes a los que nos vemos sometidos. En tiempos de crisis hay que priorizar gastos, y tal como está el patio, prefiero hacer un esfuerzo en lo conocido por muy bueno que sea lo por conocer. El retorno de la inversión de un euro gastado en la compra de una obra impresa es actualmente mucho mayor que el realizado sobre la licencia de una obra digital.

Así que retomando/reformulando la pregunta del principio, «¿Cuánto estámos dispuestos a pagar por el préstamo de best-seller adaptado a las nuevas pantallas?». Personalmente, no lo que actualmente nos piden. Ofrecer préstamo de libros electrónicos con las condiciones actuales es una bilbainada que no nos podemos permitir. No tengamos prisa, el tren no se nos escapa… a nosotros. En este pulso en el que nos obligan a participar creo que el tiempo juega a nuestro favor.

Fernando Juárez Urquijo

No hay moda que siete años dure. El perfil de bibliotecario encargado de la web social

Hombreras[Biblioblog] No conozco ninguna moda que dure siete años en estos tiempos, como se sugería en un reciente mensaje en Iwetel, y menos aún en el ámbito de la tecnología. Siete años han transcurrido ya desde que se comenzó a hablar sobre el uso de la web social en bibliotecas, la bibliografía profesional lo demuestra.

La realidad actual es que muchas bibliotecas están presentes en los medios sociales y es el propio personal bibliotecario quien se está encargando de su mantenimiento. Los medios sociales son hoy un medio de comunicación con el usuario y con otros profesionales –no olvidemos esta segunda utilidad–, igual que lo son el teléfono, el correo electrónico y las listas de distribución. Negar esa realidad es negar algo evidente.

Considero un paso importante que se haya abordado la definición del perfil de quienes se encargan de los medios sociales en el documento Perfiles profesionales del Sistema Bibliotecario Español: fichas de creación elaborado por el Grupo de Trabajo sobre Perfiles Bibliotecarios del Consejo de Cooperación Bibliotecaria. No cabe duda de que este paso beneficia a los profesionales. Independientemente del tiempo que las redes sociales nos vayan a servir como medio de comunicación, creo que el debate no está en posicionarse del lado del sí o del no, sino en cómo mejorar lo presente. Así nos lo recordaba hace unos días Catuxa Seoane.

Como señala Nieves González en su blog, en la definición del perfil de bibliotecario encargado de web social se echan de menos algunas funciones, como la monitorización y evaluación del plan de marketing en medios sociales. Yo añadiría también su elaboración, así como el establecimiento de puentes entre la biblioteca y los usuarios y la elaboración de informes periódicos. La escritura y edición de materiales multimedia es otra de las funciones que debe llevar a cabo este profesional, y que englobarían a todas las herramientas desglosadas. Por otra parte, opino que no es función imprescindible de este perfil conocer las opciones para adaptar contenidos para la web móvil, algo de lo que debería encargarse el técnico de tecnologías de la información, aunque el encargado de medios sociales sí deberá estar en contacto con los dispositivos móviles.

Me quedo con tres aspectos muy positivos: la diferenciación del encargado de medios sociales con respecto a otros perfiles, lo que implica una necesaria especialización y reconoce la carga de tareas, el reconocimiento de que todo el personal debe estar involucrado en los medios sociales y la participación en la elaboración del plan estratégico del centro.

Tendencia 2013: las app

He de reconocer que nuestros responsables siempre nos han animado a desarrollar apps y a buscar soluciones innovadoras. Así que he consultado a los actuales, por si acaso, y nos han vuelto a dar el placet, regalándonos tiempo y ayudándonos a centrar los proyectos. Que si algo bueno tienen los recortes presupuestarios es que, además de la consabida disminución de dineros, acarrean también una economía en tiempos y esfuerzos. Descartar todo tipo de iniciativas que supongan desembolso alguno ayuda a centrar el esfuerzo en la alternativa que te queda: buscarte la vida. Y poder disponer del tiempo que antes se dedicaba a la adquisición de los libros* nos ayuda en la realización de nuestras apps: a probar posibilidades.

Llevamos semanas dándole vueltas a una idea: queremos que la biblioteca ayude a padres e hijos a acercarse a la lectura desde la pantalla de su teléfono. Estábamos en ello  cuando hemos advertido que el servidor en el que alojábamos los puntos de información de nuestra capa de realidad aumentada ha dejado de funcionar (derivadas de ser pobres y riesgos de la computación en la nube); nos hemos quedado sin batalla de somorrostro y con el patrimonio inmaterial tan inmaterial como de costumbre…En fin, parece que necesitamos otra app.

Y nos hemos puesto en contacto con un centro de formación profesional con módulo de informática para que nos dejen un par de alumnos y con un padre/artista para que nos haga un dibujo que podamos usar en la pantalla de tablets y móviles. Y todo con la certeza de que no sabemos si llegaremos a algún sitio pero que, por lo menos, vamos a intentarlo. Es lo que tienen las apps, que no sabes si te van a servir para algo hasta que nos la pruebas.

* Por cierto,  tanto que alardean algunos en los USA que van a poner en marcha bibliotecas sin libros y nosotros hace tiempo que las ofrecemos a los nuestros usuarios. ¡Ay, ese endémico marketing bibliotecario ;-)!

Tendencia 2013: fomentar las intersecciones

– Hola ¿cómo definirías memoria local?
– Esto…

La pregunta de JA me ha dejado fuera de juego. Conocí a JA (mejor dicho, la voz de JA) por mediación de Mendi, un escritor metido a periodista (o al revés) con el que coincidí en unas charlas sobre literatura y nuevas tecnologías y al que propuse hacer un reportaje sobre bibliotecas alejado de los tópicos (nada de estadísticas sobre préstamos y asistencias). Entre los muchos temas que tratamos nos pareció interesante abordar el esfuerzo que desde las bibliotecas públicas se está haciendo por recopilar y difundir la memoria local.

-”Mira Mendi, conozco a dos personas muy interesantes que nos pueden ayudar. Sara (Gago) es bibliotecaria de Ermua y Jesús (Arana) de Barañain”.

Le comenté que, desde diferentes enfoques, nuestras bibliotecas pueden considerarse un referente en la materia. Barañain y su proyecto  “Conversaciones en la Biblioteca: Vecinos y Vecinas de Barañain” que pretende valorar, difundir y preservar la obra de los artistas de la localidad; Ermua “Haciendo memoria, recogiendo historia” y Muskiz con sus batallas de Somorrostro.

Y le propuse facilitarle el contacto con Ermua y Barañain y después ya se vería…Me temo que ese “ya se vería” está muy relacionado con la pregunta de JA.

Incapaz de dar una definición me he encontrado explicando cómo en nuestra biblioteca ponemos en contacto a personas interesadas en un mismo tema que no se conocen hasta que recurren a nosotros, tal y como le he puesto a él en contacto con Sara y Javier. Y si bien no he sabido definir lo que es memoria local creo que sí sabría definir lo que es una biblioteca: “Una biblioteca es un espacio de intersección entre personas que se necesitan pero que se desconocen”.

La bibliotecaria es la persona que estimula y posibilita esa intersección. Y supongo que memoria local es el rastro que deja esa confluencia de intereses, en mi caso con sabor a pueblo. Por cierto, ahora que el tema terminológico está tan candente, creo que podría definir al bibliotecario con una sola palabra: liante.

Y mientras barrunto esto me pregunto cómo hacer para interseccionar al Yoni con Jesus Mari, de quien os hablaré otro día…después de un buen café.

Tendencia 2013: ayudar a Tomás

Estaba pensando en cómo conocí a Tomás a finales de los ochenta cuando vi entrar al Yoni. Sin darle tiempo a reaccionar me acerqué a él, le tendí la mano y le invite a pasar al despacho.

“Hola, me llamo Fernando. Tú eres Yoni, ¿verdad?. Ya sabes que por las tardes la biblio está a tope y hay gente esperando para usar el ordenador. Me comenta mi compañera que no haces ni caso cuando te pide que cedas el sitio a otra persona y que respondes de malos modos”.

Al Yoni, 18 años, testosterona explosiva, grito fácil, querencia por el acid house que revienta auriculares, le gusta marcar territorio por donde pasa. En la biblioteca encuentra sus dosis de tuenti ahora que han limitado el uso de ordenadores en el KZ y en el Gaztegune. Al Mariano, aunque prefiere el flamenco, no parecen desagradarle los gustos del Yoni ni le intimidan sus formas; creo no equivocarme si aseguro que es el único. Mis compañeras, siempre en busca del equilibrio cuando sobre el mostrador se avalanchan préstamos, búsquedas y prisas, están preocupadas.

”Yoni, no queremos estar todo el día de bronca ni llamar a nadie para que ponga orden, tampoco obligar a presentar el carnet ni limitar el acceso a una hora al día, pero si nos nos ayudas lo vamos a tener que hacer; tendremos que imponer normas restrictivas que nos van a perjudicar a todos… y te habrás quedado sin KZ, sin Gaztegune, sin biblioteca y sin tuenti”.

Nos miramos. Parece que hay acuerdo.

-”Vale, entendido”.

El Yoni y yo tenemos algo en común: una gran crisis nos trajo a la biblioteca (“Si no hay más, contigo Tomás”). Y si nunca imaginé que mi vida laboral estaría allí supongo que tampoco el Yoni entenderá su peregrinaje diario hacia ella. En mi caso, Tomás me descubrió una ocupación que me apasiona. No sé si el Yoni tendrá tanta suerte como yo pero de momento he decidido ayudar a Tomás mientras le explico lo mismo al Alejandro.