Acerca de José A. Merlo Vega

Profesor de Biblioteconomía y Documentación de la Universidad de Salamanca.

Información en el móvil

Información en el móvil, por Natalia Arroyo

Arroyo, Natalia. Información en el móvil. Barcelona: Editorial UOC, 2011. ISBN 978-84-9788-496-9

Todo lo que usted necesitaba saber sobre dispositivos móviles y no paraba de preguntar está en esta obra: Información en el móvil, que acaba de publicar la Editorial UOC, cuarto título de la destacada colección El profesional de la información y que es obra de Natalia Arroyo, documentalista del Departamento de Análisis y Estudios de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez y una de las tres patas de este blog.

Natalia Arroyo ha concebido esta monografía como una introducción general a los diferentes conceptos relacionados con la información y los dispositivos móviles. El objetivo pretendido (y conseguido) es desarrollar en una obra de fácil lectura los aspectos que tienen que ver con el acceso a la información desde teléfonos inteligentes (smartphones) y tabletas (tablets) . Para ello, el libro se estructura en seis capítulos principales, además de una introducción contextual y de un epílogo prospectivo. Los temas tratados en la primera monografía publicada en nuestro sector sobre tecnologías y contenidos móviles son los siguientes: dispositivos móviles, web móvil, aplicaciones, códigos bidemensionales, geolocalización y realidad aumentada; es decir, todos aquellos conceptos que forman parte del conjunto información + dispositivos + sistemas + servicios.

El grueso de la obra lo componen los capítulos dedicados a la descripción de los dispositivos móviles y de la web móvil. En cuanto a los soportes, se realiza una buena panorámica de la evolución de los aparatos en los que se basa el acceso móvil a la información, que es de gran utilidad tanto por establecer de forma clara el estado de la cuestión, como por la capacidad de síntesis demostrada en esta evolución tecnológica y en la descripción del momento actual. El capítulo dedicado a dispositivos móviles, por tanto, servirá para conocer las tipologías y características de los teléfonos y tabletas, principapes instrumentos de acceso a los servicios móviles y a la web móvil, protoganista de otro detallado capítulo.  Hasta la llegada de las aplicaciones (apps), el acceso a páginas web a través de teléfonos, PDAs o equipos similares, eran los principales ejemplos de movilidad, entendida como acceso a la información en línea desde dispositivos específicos. La web móvil hoy se ofrece desde diferentes concepciones, que son también explicadas por Natalia Arroyo en esta obra, desde una introducción al concepto de web móvil, hasta las pautas y estándares para adaptar o diseñar webs para su navegación desde teléfonos inteligentes y tabletas. Es conveniente mencionar, que este capítulo, así como el resto de la obra, tiene su precedente en el Informe APEI sobre movilidad, que también publicó la autora a principios de 2011 y que está disponible en acceso abierto.

«Cada vez es menos aceptable la opción de dejar la responsabilidad del lado del cliente. Aumenta el número de quienes acceden a la web desde dispositivos móviles y lo hacen en busca de información puntual y en una situación de movimiento, de manera que si no encuentran lo que buscan rápidamente o si la experiencia de uso no es óptima, es muy posible que no vuelvan y perdamos así visitas y posibles clientes». (p. 45).

No podía faltar un capítulo dedicado a las aplicaciones (apps), verdaderas protagonistas de la información móvil en estos momentos. De forma paralela al desarrollo y adaptación de la web para su consulta en situación de movilidad y con equipos específicos, se están produciendo de forma desbordante miles de aplicaciones que se utilizarán para los aspectos más profesionales y académicos como para cuestiones de ocio y relaciones personales. Las aplicaciones también son tratadas en esta monografía desde el mismo enfoque: contexto del desarrollo tecnológico y situación actual, con la descripción de los tipos de aplicaciones, los sistemas empleados y los medios de distribución de las mismas. La parte específica de las aplicaciones recoge esencialmente los modelos disponibles y las utilidades de las mismas: juegos, redes sociales, fotografía, productividad, utilidades, compras, educación, prensa, libros, etc.

Los tres últimos capítulos se dedican a aspectos que no podían faltar en una obra como ésta: códigos bidimensionales, geolocalización y realidad aumentada. Una vez más, la estructura de cada apartado sitúa al lector desde el punto de vista teórico (qué es cada tecnología) y le ofrece modelos de aplicación: qué se puede hacer con los códigos QR, qué servicios se basan en geolocalización y cómo se pueden aprovechar las posibilidades de la realidad aumentada. Como en el resto de los capítulos, se ofrecen direcciones web de las diferentes aplicaciones y servicios recomendados en la obra, que además, son accesibles de forma abierta, en la web de Delicious especialmente creada para la obra: www.delicious.com/webmovil.

Uno de los aspectos más destacados de la obra es que trasciende al ámbito puramente documental: no es un manual de cómo usar las tecnologías móviles en centros de información. El libro está escrito por una profesional de la documentación, por lo que la perspectiva sí es la de una documentalista, pero el resultado final es un texto válido y recomendable para todos los públicos, ya que supera el lenguaje técnico, llevándolo a la cotidianidad y consigue que cualquier persona interesada en conocer las bases y usos de las tecnologías móviles lo consiga con la lectura de estas 110 páginas. Natalia Arroyo ha sabido plasmar su experiencia como investigadora de los usos de las tecnologías móviles, como formadora de profesionales de la información en la aplicación de servicios móviles y como divulgadora de la utilidad de estas herramientas y servicios de información para el ciudadano.

Compartir  

Anuncio publicitario

Educación y Biblioteca: 1989-2011. 22 años de libertad, reflexión, espacio compartido y compromiso

Educación y biblioteca, 1989-2011

El 16 de noviembre de 2011, organizado por la Universidad Complutense de Madrid, se celebró un merecido homenaje a la revista Educación y Biblioteca, que se publicó entre mayo de 1989 y junio de 2011. En el homenaje participaron diferentes colaboradores de la revista, así como exdirectores de la misma, quienes destacaron la importancia que la revista ha tenido dentro del panorama profesional y editorial español. En el homenaje se destacaron los valores de esta publicación, especialmente su función de portavoz de las bibliotecas públicas y escolares, su servicio como puente entre educadores y bibliotecarios, su labor como espacio para la difusión de temas de compromiso social, su reivindicación de figuras bibliotecarias injustamente desterradas, su creencia en la madurez de la literatura infantil, su entrega a los lectores o su apertura a las personas y bibliotecas que quisieran compartir experiencias y conocimientos. Educación y Biblioteca ha sido testigo del desarrollo de nuestra profesión durante dos décadas, un tiempo en el que se ha andado un camino sin retorno, que nunca hubiese sido igual sin una revista como ésta, que, como se definió en el marcapáginas realizado para el homenaje, siempre fue un foro de libertad, reflexión, espacio compartido y compromiso.

En el homenaje se presentó el portal de Educación y Biblioteca en acceso abierto, que se ha realizado también como un reconocimiento a la trayectoria de la revista y a su labor en el desarrollo de las bibliotecas, la lectura y la educación. Los 183 números publicados ya se encuentran disponibles para su consulta y descarga, por lo que la revista seguirá presente para sus lectores.

Si quieres rendir tu particular homenaje a una publicación que nos ha acompañado durante dos décadas vitales, te ofrecemos nuestro espacio de comentarios, para que te expreses libremente, recordando su trayectoria, destacando dossieres, recomendando artículos, agradeciendo, compartiendo, … En el homenaje se presentaron propuestas para que la filosofía de la revista no se pierda, como la realización de números hablados o la celebración de jornadas, pero otra excelente forma de homenajear a Educación y Biblioteca es compartir con otros lectores lo que la revista fue para nosotros, expresándolo en los comentarios a esta nota, remitiendo a otros blogs donde hayáis publicado vuestro reconocimiento o simplemente releyendo los números publicados en la revista que tomó como principios dos pilares de una sociedad justa: la educación y las bibliotecas.

Compartir  

Esenciales en la biblioteca

Los discos esenciales del pop español

Ordovás, Jesús. Los discos esenciales del pop español. Barcelona: Lunwerg, 2010.

[Biblioblog] Hace tiempo que no dedicamos una nota a recursos para la formación de colecciones en las bibliotecas, así que hoy retomamos esa buena costumbre de recomendar fuentes de información de utilidad para seleccionar fondos para nuestras bibliotecas, porque, entre otras cosas, nuestras bibliotecas serán tan buenas como buenas sean las colecciones que ofrecen. En estos tiempos de incertidumbre editorial y de escasez presupuestaria, la editorial Ludwerg, destacada en obras de carácter fotográfico, ha iniciado una nueva colección, que es directamente «carne de biblioteca», tanto por su interés, como porque dos de los números editados hasta el momento ofrecen selecciones de libros y discos que tenemos que tener en nuestras bibliotecas. Se trata de la colección Los esenciales, de la que queremos destacar dos títulos: Los discos esenciales del pop español, editado en octubre de 2010, y Los libros esenciales de la literatura en español, de reciente aparición, en octubre de 2011.

Los libros esenciales de la literatura en español

Echevarría, Ignacio. Los libros esenciales de la literatura en español. Barcelona: Lunwerg, 2011.

Los discos esenciales del pop español es una selección realizada por Jesús Ordovás, conocido experto en música moderna y una personalidad de la crítica musical española. La obra selecciona y reseña cien discos editados a partir de la década de los 60. Cada disco está comentado en una página, en la que se incluye la portada, los datos básicos de descripción y una reseña personal de Ordovás, en la que se contextualiza el disco y se ofrecen informaciones sobre sus interprétes, estilos, otras obras del mismo grupo o intérprete, así como curiosidades. Los cien discos comentados se complementan con una relación de otros cien discos que también se consideran esenciales, así como con una bibliografía sobre la música pop española. Por otra parte, Los libros esenciales de la literatura en español también parte de la misma idea: seleccionar y comentar cien novelas españolas y latinoamericanas, publicadas desde la década de los 50 hasta nuestros días.  La selección de las obras destacadas de la narrativa en español ha sido realizada por el crítico literario Ignacio Echevarria, quien no ha tenido la intención de realizar un canon, sino presentar un panorama completo sobre las novelas que este crítico considera esenciales (y que pueden conocerse también en la nota de prensa difundida en el lanzamiento de esta obra).

En ambos casos, y como es marca de la editorial, el diseño se cuida al máximo, tanto en la composición y edición, como en la tipografía, en las reproducciones de los discos y libros descritos o en la información sobre los responsables de las concepciones gráficas y fotográficas de las obras comentadas. Dos obras para tener en nuestras bibliotecas, para regalar y para regalarnos.

El depósito legal se moderniza

 Biblioteca Nacional de España (Madrid) 01

BNE- Imagen: Richie Diesterheft CC-By 2.0

[Biblioblog] España dispone de una nueva Ley de Depósito Legal, que entrará en vigor a finales de año y que representa importantes cambios en relación a la obsoleta normativa todavía vigente. La Ley 23/2011, de 29 de julio, de depósito legal fue aprobada por el Congreso de los Diputados el 21 de julio de 2011 y publicada en el Boletín Oficial del Estado 182 de 30 de julio de 2011. La Biblioteca Nacional de España, responsable de la alta inspección de esta legislación, ha publicado sendas notas informativas sobre las novedades de la nueva ley. De igual forma, mantiene una página web con datos históricos, normativa, centros depositarios y preguntas más frecuentes.

Las novedades más destacadas de la nueva legislación vienen a cubrir las principales demandas de la profesión. Por una parte, la obligación del depósito legal recaerá en los editores con sede en España, algo que termina con los problemas provocados por la deslocalización en la edición, ya que muchas de las obras publicadas por editores españoles se imprimían fuera del país y en la normativa vigente del depósito legal la obligación es de los impresores. La nueva ley determina claramente que son los editores quienes deben realizar el depósito legal de las obras que editen. Por otra parte, la ley rebaja el número de ejemplares mínimos que se conservarán en la Biblioteca Nacional de España, eliminando algunos tipos de documentos, lo que supondrá un alivio en la elevadas cifras de documentos que llegan a la Biblioteca Nacional vía depósito legal.

QR de la noticiaUna novedad destacada y largamente esperada es la introducción del depósito legal de obras electrónicas y de sitios web. Desde hace tiempo se llevan a cabo iniciativas para la conservación de patrimonio digital en línea, como es el caso de Padicat en Cataluña. La nueva ley incluye dentro de los documentos objeto de depósito legal los «sitios web fijables o registrables cuyo contenido pueda variar en el tiempo y sea susceptible de ser copiado en un momento dado«. La ley ofrece algunas indicaciones sobre el depósito de webs, del que exonera a los editores y adjudica a los centros de conservación nacionales y regionales, a quienes habilita «a detectar y reproducir documentos electrónicos que hayan sido objeto de comunicación pública y los sitios web libremente accesibles a través de redes de comunicaciones«, tomando como base los objetivos del depósito digital, fundamente la conservación del patrimonio bibliográfico en formato digital. No obstante, la ley no aborda con detalle el depósito de webs y anuncia en su disposición final tercera que en en la plazo máximo de un año la ley se desarrollará mediante un Real Decreto en el que se describa el procedimiento de depósito de las publicaciones electrónicas.

El depósito legal en España tiene su origen en la Real Cédula de 15 de octubre de 1716 por la que Felipe V obligada a recibir un ejemplar en la Biblioteca Real de cuantas publicaciones se editaran. Fue regulado en 1957/1958 y la actual normativa data de 1971 y 1973, por lo que la reforma era urgente.

Educación y biblioteca, la isla de papel

Educación y biblioteca[Biblioblog] Educación y biblioteca nos deja. Tras 183 números y 22 años ofreciéndonos contenidos profesionales, crónicas, recomendaciones y reflexiones, Educación y biblioteca tiene que irse. La economía devora sin miramientos a la revista que ha narrado nuestra historia reciente. Educación y biblioteca ha sido testimonio del paso a la madurez de nuestra profesión, aliada de las causas bibliotecarias, divulgadora de los temas que nos preocupan, guía de lectores y animadores de la lectura, puente entre educadores y bibliotecarios, portavoz de las bibliotecas que sólo en esta revista tenían su hueco. Educación y biblioteca se hizo de amigos. Los directores y directoras de la revista y sus equipos de edición, diseño y administración han dado siempre la confianza a quienes teníamos algo que contar. Hemos sido cientos los colaboradores de Educación y biblioteca. Amigos que escribían para otros amigos en una revista amiga. Quedarán decenas de artículos en nuestras bibliografías, en nuestra memoria o en nuestra historia personal, porque somos muchos quienes hemos aportado y ha sido mucha la predisposición para permitir aportar, para ofrecer su páginas a los temas de interés profesional de cada momento, a las críticas de las obras más actuales, a las reseñas de los acontecimientos bibliotecarios más relevantes o al rescate de una historia que nunca debió ocultarse. Los responsables de Biblioblog, tercera edición también somos parte de ese grupo de amigos que se sintieron arropados por la revista. En ella hemos escrito y sobre ella hemos escrito; queremos reconocer a Educación y biblioteca su protagonismo en la divulgación de temas profesionales y su actividad como medio de expresión para quienes trabajamos en/con bibliotecas. 23 años sí son algo y no pueden pasar desapercibidos. Nuestra gratitud a una revista que, aunque haya sido otra víctima de los tiempos que ahora sufrimos, siempre será un referente de los tiempos que hemos vivido. Larga vida a Educación y biblioteca.

Educación y biblioteca, la isla de papel
por José Antonio Merlo Vega

Una isla de papel en un mar digital
Mi primera publicación profesional fue una pequeña colaboración para Educación y biblioteca, concretamente para el número 4, de febrero de 1990, recién nacida la revista. Poco después, volví a contribuir con otro pequeño artículo en el número 18, de junio de 1991, donde abogaba por ampliar la oferta universitaria de Biblioteconomía y Documentación a una titulación superior. Yo era entonces un vocacionado estudiante de Biblioteconomía y miembro de la combativa ADAB, asociación con la que peleamos lo habido y lo por haber para conseguir (con éxito) la necesitada Licenciatura en Documentación con la que asimilar la formación académica de los profesionales de la información al mismo nivel que el resto de las carreras universitarias. Desde entonces, mi colaboración con la revista y con sus directores y directoras ha sido constante. Puedo presumir de haber coordinado para Educación y biblioteca dossieres de los que me siento orgulloso, como son los dedicados a Castilla y León, Nuevas formas de informar, Biblioteca y municipio o los dos centrados en Web social y bibliotecas. En Educación y biblioteca publiqué mis 50 aplicaciones bibliotecarias de Internet, a la postre «best seller» de los temarios de oposición, o el artículo sobre tecnologías participativas que ha servido de introducción a la web 2.0 para numerosos profesionales. En todos estos años, nuestra profesión ha evolucionado y Educación y biblioteca nos ha ido mostrando el cambio en el que vivíamos, primero mes a mes y luego de forma bimestral.

Educación y biblioteca se ha convertido en una isla de papel en un mar digital. Ha querido ser una revista de las que se tocan, de las que se llevan en la cartera, de las que pierden su sentido si las páginas no se pasan al tiempo que se escucha el sonido del papel. La edición digital y los nuevos dispositivos de lectura aparecen en un momento en el que la revista tiene consolidada su trayectoria. Educación y biblioteca decide seguir fiel a su formato y mantiene las cuidadas ediciones impresas. El tiempo les dio la razón en que no todo tiene que ser digital, pero también el tiempo y el contexto de crisis económica son quienes provocan que modelos difícilmente sostenibles puedan seguir en pie. En nuestras hemerotecas, el devenir bibliotecario de un país ha tenido su hueco gracias a Educación y biblioteca.

El impacto de una revista
Siempre he considerado que Educación y biblioteca ocupaba un espacio único en el panorama editorial español, a pesar de como investigador -en constante proceso de evaluación, por tanto- publicar en una revista como ésta no beneficia para alcanzar impactos o citas medibles por las agencias de calidad a las que nos debemos. Me preguntan ¿por qué pierdes tu tiempo en publicar en revistas sin impacto? Y yo pregunto: ¿quién ha dicho que sólo el impacto científico merezca ser reconocido? Las revistas de divulgación son tanto o más necesarias que las científicas en disciplinas donde el carácter técnico es destacado, como ocurre en Biblioteconomía. Educación y Biblioteca nació en un momento en el cual las publicaciones especializadas en bibliotecas eran escasas y ha sabido convivir con las revistas hermanas, editadas por asociaciones y centros universitarios,  responsables de la gran mayoría de las publicaciones profesionales. Educación y biblioteca supo enfocar sus contenidos y orientarse a lectores vinculados a bibliotecas públicas y escolares, poniendo una alta carga de sus páginas en la selección de los temas de portada, cuidando la estética en cada número y rodeándose de colaboradores comprometidos. El impacto profesional y, por qué no, el impacto social, han sido más determinantes para Educación y biblioteca que el impacto científico. En estas últimas dos décadas nuestra profesión ha madurado y la investigación en biblioteconomía también. Las publicaciones científicas y las profesionales conviven porque ambas tienen sus propios lectores, que a menudo coinciden, pero con frecuencia muestran intereses diferentes. La función informativa y la formativa que se desprenden de la cabecera de Educación y biblioteca se han cumplido desde el primer número hasta este último; independientemente del adjetivo que se le quiera poner ¿es o no es impacto?

La historia bibliotecaria de un país
Basta realizar un repaso a los artículos publicados en Educación y biblioteca para darse cuenta de que la revista representa la historia de las bibliotecas de nuestro país. Desde 1989, se han ido recogiendo los temas y acontecimientos más relevantes sobre bibliotecas escolares y bibliotecas públicas. Algunos de sus dossieres seguirán siendo referencia obligada en la bibliografía profesional y todos sus ejemplares son testimonio de la actualidad bibliotecaria de su momento, así como del desarrollo editorial sobre bibliotecas, literatura infantil y juvenil o educación. Los temas tratados a lo largo de estos 23 años han sido los que la profesión ha querido, porque ésa ha sido otra virtud de la revista, que ha sabido atender las sugerencias que se les expresaba para realizar dossieres temáticos, así como seleccionar a quienes destacaban desde la experiencia en los temas elegidos. Además, la línea editorial de Educación y biblioteca siempre fue afín a aspectos sociales que rara vez han sido recogidos en otras revistas del sector. De igual forma, la historiografía bibliotecaria española pasa a menudo por esta revista, ya que han sido numerosos y esenciales los números dedicados a personajes y temas históricos, sobre todo de la Segunda República y el Exilio Español, desde donde se reivindicó y sacó a la luz el trabajo realizado por los verdaderos responsables de la Biblioteconomía moderna en España. Tenemos en versión digital los primeros quince años de la revista, pero necesitamos tenerla toda descrita y en acceso abierto, como fiel testimonio de dos décadas de profesión en las que las bibliotecas del país han cambiado tanto como lo ha hecho el país mismo. Y, orgulloso, puedo decir que he aportado mi trabajo a la historia de nuestra profesión y que siempre perteneceré a la nómina de autores de Educación y biblioteca.

Educación y biblioteca, la isla de papel se publicó en el número 183 de Educación y biblioteca, el último número de esta revista; mi última colaboración para esta revista, para la revista en la que publiqué también mi primera colaboración y a la que mi vida profesional y personal siempre estarán unidas. Este texto es un pequeño homenaje a Educación y biblioteca, quien se merece el mayor de los homenajes, porque es parte activa de nuestra historia reciente.

I&D for dummies

ABD/BVD

La Asociación Belga de Documentación convoca anualmente Inforum

[Biblioblog] I&D: for dummies??? ha sido el título de inforum, el foro profesional que anualmente convoca la ABD/BVD, Asociación Belga de Documentación. Cada año, se elige un tema de actualidad y a los expertos adecuados para las diferentes ponencias y mesas en las que debatir el estado de la cuestión del tema seleccionado. Pero últimamente están pasando muchas cosas en nuestra profesión, los cambios tecnológicos nos están abriendo múltiples caminos para prestar nuevos servicios o prestar servicios tradicionales con nuevas formas. Esto lo debieron tener claro los colegas belgas cuando diseñaron el programa de su inforum 2011, celebrado ayer y que, por su originalidad y oportunidad quiero comentar en este biblioblog. Para empezar el lema o ha sido un acierto, pero no sólo por el título en sí (Información y Documentación para principiantes, viene a ser, pero con el matiz de dummies que en nuestros manuales de informática se dio en llamar torpes), sino por las tres interrogaciones (???). Ya no somos dummies, no somos principiantes ¿o sí? porque cierto aire de despistados seguimos transmitiendo. Resulta que llevamos toda la vida en esto y no paran de aparecer tecnologías, palabras, servicios… que nos hacen sentir constantemene ignorantes (aprendices en beta continua, que diríamos los dosceristas). Los organizadores del seminario belga seleccionaron seis temas que consideraron de interés para la profesión y encargaron ponencias sobre los mismos a diferentes especialistas. Las materias tratadas en el foro – que se cuentan aquí como seis temas de actualidad profesional para bibliotecarios en beta continua- fueron los siguientes:

  • OAI-PMH y repositorios institucionales
  • La biblioteca en Twitter
  • Referencia digital
  • Códigos QR
  • Servicios en la nube
  • Internet de las personas

Todas las presentaciones se encuentran disponibles en sus versiones pdf, incluida la que se no se presentó, pero se entregó (eso es formalidad). Me gusta la selección de temas de actualidad realizada. Caben más temas, alguno ya no se puede considerar de hoy, pero todos encajan en una propuesta sobre «qué está pasando» en la profesión. De las presentaciones me surgen algunas preguntas:

– ¿por qué todavía no sabemos que el software libre ha demostrado con creces estar preparado para cualquier tipo de repositorio documental?

– ¿por qué hay bibliotecas que aún no han entendido que Twitter es una herramienta para enriquecer nuestros servicios de información?

– ¿por qué las bibliotecas no diseñan los servicios de referencia digital como un servicio bibliotecario más?

– ¿por qué se sigue identificando cloud computing con trabajar con servidores remotos comerciales olvidando la nube participativa, que es el grueso de este tipo de servicios en la nube?

– ¿por qué no pasamos ya del experimento con cacharritos a la generación de contenidos con códigos bidimensionales para dispositivos móviles?

– ¿por qué en las bibliotecas no aprendemos de los servicios basados en la Internet de las personas y de la experiencia de usuario para orientar nuestros contenidos y servicios telemáticos?

Y ¿por qué me quedo tan a gusto soltanto mis porqués?

10 de 10

[Biblioblog] Esta nota ofrece 10 selecciones de 10 recursos/ideas sobre tecnologías de interés para bibliotecas publicadas en 2010 y 2011. La recopilación realizada ha tratado de priorizar la actualidad de los contenidos, así como su interés para las bibliotecas. Como se observará, se han seleccionado sobre todo recursos sobre desarrollo tecnológico, pero siempre desde la utilidad para los profesionales bibliotecarios.

  1. Título: QR Code Roundup: 10 Resources for Librarians and Educators
    URL: http://oedb.org/blogs/ilibrarian/2011/qr-code-roundup-10-resources-for-librarians-and-educators
    Autor: Ellyssa Kroski
    Fuente: iLibrarian
    Fecha de publicación: 5 mayo 2011
    Resumen: Páginas y recursos relacionados con los códigos bidimensionsionales QR; información y aplicaciones para la creación de códigos.
  2. Título: 10 Ways Libraries Matter in a Digital Age
    URL: http://americanlibrariesmagazine.org/inside-scoop/10-ways-libraries-matter-digital-age
    Autor: Greg Landgraf
    Fuente: Inside Scoop
    Fecha de publicación: 4 mayo 2011
    Resumen: Motivos por las que las bibliotecas tienen sentido en una sociedad digital; actualiza a la lista de diez razones por las que Internet no sustituye a las bibliotecas.
  3. Título: 10 Technologies That Changed Literature Forever
    URL: http://www.onlinecolleges.net/2011/05/02/10-technologies-that-changed-literature-forever
    Autor: Online Colleges
    Fuente: Online Colleges
    Fecha de publicación: 2 mayo 2011
    Resumen: Aspectos que han ido interviniendo en el desarrollo de la cultura escrita, incluyendo Internet, los lectores de libros electrónicos y las tabletas digitales.
  4. Título: Diez libros libres sobre tecnología en castellano que debes copiar
    URL: http://alt1040.com/2011/04/10-libros-libres-sobre-tecnologia-en-castellano-que-debes-descargar
    Autor: Alan Lazalde
    Fuente: Alt1040
    Fecha de publicación: 23 abril 2011
    Resumen: Monografías en castellano sobre tecnologías y cultura digital que se pueden descargar de forma libre al ser distribuidas con licencias de cesión parcial de derechos de autor.
  5. Título: 10 Best Websites to download Free eBooks
    URL: http://www.geekersmagazine.com/2011/04/20/download-Free-eBooks
    Autor: Geeker’s Magazine
    Fuente: Geeker’s Magazine
    Fecha de publicación: 20 abril 2011
    Resumen: Relación de servidores desde los que se pueden descargar gratis contenidos para ser consultados en lectores de libros electrónicos.
  6. Título: Top 10 Best Free Online Libraries
    URL: http://topsitesblog.com/free-online-libraries
    Autor: Bruce
    Fuente: Top Sites Blog
    Fecha de publicación: 2 marzo 2011
    Resumen: Servidores desde los que se pueden descargar libros en formato electrónico.
  7. Título: Mi apuesta por las 10 tendencias y tecnologías para Internet en el 2011
    URL: http://pymeslatam.wordpress.com/2010/12/20/10-tendencias-y-tecnologias-de-internet-del-2011
    Autor: Eduardo Albalá
    Fuente: Pymes Latam Tecnología e innovación para la Pyme Latinoamericana
    Fecha de publicación: 20 diciembre 2010
    Resumen: Descripción de las tecnologías de la información de mayor desarrollo, así como de las tendencias más destacadas.
  8. Título: Gartner Identifies the Top 10 Strategic Technologies for 2011
    URL: http://www.gartner.com/it/page.jsp?id=1454221
    Autor: Gartner, Inc.
    Fuente: Gartner Newsroom
    Fecha de publicación: 19 octubre 2010
    Resumen: Relación de las tecnologías de la información que están siendo protagonistas en el momento actual.
  9. Título: 10 Technology Ideas Your Library Can Implement Next Week
    URL: http://americanlibrariesmagazine.org/features/02092010/10-technology-ideas-your-library-can-implement-next-week
    Autor: Ellyssa Kroski
    Fuente: American Libraries
    Fecha de publicación: 9 febrero 2010
    Resumen: Ideas basadas en tecnología para que una biblioteca desarrolle servicios participativos para comunicarse y compartir contenidos con sus usuarios.
  10. Título: 10 Reasons Why the Internet Is No Substitute for a Library
    URL: http://americanlibrariesmagazine.org/features/01202010/10-reasons-why-internet-no-substitute-library
    Autor: Mark Y. Herring
    Fuente: American Libraries
    Fecha de publicación: 20 enero 2010
    Resumen: Razones por las que Internet no sustituye a las bibliotecas; es actualizada por la relación de motivos por los que las bibliotecas tienen sentido en la sociedad digital.


Cuando el pasado es el presente y el presente es el futuro

Bibliosalud 2011 - Imagen por Ricardo Onís

[Biblioblog] Las XIV Jornadas Nacionales de Información y Documentación se celebraron en Cádiz durante los días 13, 14 y 15 de abril de 2011. Su lema –25 años proyectando futuro– dejaba claro que se trataba de una convocatoria en la que se quería recordar la larga trayectoria de uno de los congresos más veteranos del panorama profesional, ya que la primera edición se celebró en 1986, muy cercana a las I Jornadas Españolas de Documentación de Fesabid, de 1984 y a las I Jornadas Bibliotecarias de Andalucía, de 1981. Bibliosalud 2011 se confeccionó a partir de un programa en el que las sesiones formativas, los debates sobre las tendencias profesionales y las reflexiones del colectivo de documentación biomédica se integraran de forma clara. Así, en un excelente marco físico y con una organización cuidada hasta detalles inapreciables, se desarrolló Bibliosalud 2011, jornadas profesionales modélicas, en cuanto a diseño de contenidos, desarrollo de los mismos y participación de los asistentes. En esta edición se presentó el Museo Bibliosalud, en el que se pueden descargar las actas de las diferentes ediciones. De igual forma, se presentó una monografía con el análisis de las aportaciones presentadas en las convocatorias precedentes.

Tuve el privilegio de ofrecer la conferencia de clausura, a la que, nada más confirmar mi disponibilidad, di el título de Cuando el pasado es el presente y el presente es el futuro, que podría servir para un debate sobre cualquier tema, pero que tenía un claro objetivo: reflexionar sobre la anatomía de un oficio que tiene los pies en la tradición, las manos en la acción real y los ojos en las posibilidades. Se trataba de un ejercicio dialéctico que tenía la pretensión decidida de asentar que trabajamos en una profesión que no ha cambiado en su fondo, pero sí en sus formas. Estamos en un momento socioprofesional en el que los lapiceros conviven sin traumas con las tabletas. Organizamos y difundimos recursos desde que existimos, pero hoy es un error hacerlo sin más como aprendimos.

Las jornadas estuvieron muy volcadas hacia una difusión y cooperación a través de Twitter. Por ese motivo, en la conferencia usé este medio para difundir mis ideas en forma de tweets, que se proyectaron en una pantalla de gran formato, de forma conjunta con las apreciaciones que fueron haciendo los asistentes. En esta nota de Biblioblog, tercera edición, desarrollo los contenidos de los breves textos compartidos durante la sesión de clausura, a fin de precisar las ideas expuestas.

La geometría de la información se basa en un pentágono formado por personas, espacios, recursos, servicios y medios.

Las personas son los usuarios y somos nosotros, los profesionales de la información. En cuánto a los usuarios cabe preguntarse ¿para quién prestamos servicios? Nuestro pasado era claro: aquellas personas que estaban vinculadas a nuestra entidad o a nuestra colectividad; pero ahora, los usuarios son más y, por este motivo, debemos asumir y así lo hacemos, que nuestros servicios llegarán tan lejos como deseemos; a tanta gente, como pretendamos. Nada nuevo, pero hay que decirlo, que teniendo claros los objetivos, tendremos más fácil el alcanzarlos. Por otra parte, en esta geometría documental juegan un evidente papel protagonista los profesionales. ¿Cuáles son las claves de nuestro presente/futuro?: nuestra formación (más la formación continua constante, a menudo como autoformación), las competencias (o la capacidad para demostrar que sabemos hacer nuestro trabajo), las relaciones (o las redes profesionales que sepamos tejer para apoyarnos) y nuestra actitud (o la predisposición para asumir la necesidad de formación, la calidad en el ejercicio de nuestras competencias y la pertenencia a colectivos con los que relacionarnos, apoyarnos y cooperar). Las denominaciones de nuestras profesiones se entremezclan y son importantes, porque indican matices, pero, pienso que la esencia es la misma. No todos somos bibliotecarios, archiveros o documentalistas, pero todos administramos información y documentos, todos somos profesionales de la información. Y es la información la que marca nuestro servicio, lo que podemos denominar nuestras 3 O: obtener, organizar, ofrecer información. El presente marca el futuro, seremos híbridos, de hecho ya somos profesionales híbridos: documentalistas, periodistas, informáticos, gestores de comunidades, economistas…

Bibliosalud 2011Espacios, recursos y servicios son tres caras de esta geometría de la información y en ambos casos, el presente nos sitúa en un entorno digital que cada vez cobra más protagonismo. En los espacios, la realidad apunta hacia un futuro inmediato (ya presente) en el que los servicios web o móviles no deben ser considerados escaparates, sino espacios reales donde se atienden personas. No empleamos espacios virtuales como apariencia de una realidad aparente, sino espacios telemáticos, con servicios reales en los que personas atienden a otras personas. En los espacios digitales se ofrecen recursos y servicios reales. Los recursos son más, ya que a nuestras colecciones le añadimos aquéllas a las que damos acceso. Los servicios son más, porque disponemos de mayor número de herramientas para ofrecer la información que seleccionamos, organismos y difundimos. Es un suma y sigue. No damos la espalda a nuestro pasado, lo asumimos y lo integramos en un presente/futuro, en el que el crecimiento de los recursos es exponencial y nuestros servicios cada vez requieren una mayor dedicación a la selección, valoración y acreditación de la información de calidad. Los servicios se basan en medios tecnológicos, que siguen sorprendiéndonos por su capacidad de ofrecer herramientas maleables en las que basarnos para procesar nuestros recursos y ofrecer nuestros servicios.

Los medios cierran las aristas del pentágono de nuestra actividad. Los medios, entendidos como las herramientas y dispositivos que empleamos para ofrecer los servicios y dar acceso a los recursos, siguen partiendo de concepciones del pasado, que integran de manera natural -pero muchas veces inadecuada- con las posibilidades del presente/futuro. Los medios van desde el catálogo a las redes, desde las fotocopias a las plataformas de descubrimiento, desde las bibliografías destacadas a la exportación de referencias en formatos de intercambio bibliográfico. Pasado, presente y futuro se mezclan, a partir de las tecnologías que, entre otras consecuencias, han difuminado la frontera entre medio y fin, entre el cómo y el qué. Los medios marcan el futuro y requieren cambios en nuestros sistema de relación y comunicación, así como en nuestros procesos, pero el presente demuestra que no estamos siendo capaces de separarnos de una mentalidad demasiado aferrada a procesos descriptivos milimétricos y a la creación de herramientas basadas en la localización de documentos en espacios físicos. Incluso, tras la entrada en los medios sociales, parece que damos la sensación de que nos estamos adaptando a los tiempos, al estar presentes -sin objetivos definitivos- en toda red con la que nos topamos. Estamos haciendo un uso adolescente de los medios sociales, que empleamos de forma irreflexiva y falta de planificación, a pesar de que las posibilidades como herramientas de comunicación y difusión de información son extraordinarias. Planteamos el uso de los medios sociales como espacios para ganar fama, que confundimos con el valor de los servicios, con el mérito de ofrecer información de utilidad. Confundimos fama con mérito, cuando fama y mérito tienen que ir unidos.

El sentido de nuestro trabajo es indiscutible, pero es necesario redefinirnos para reafirmarnos. Hay que plantear cuál es el presente de nuestros servicios, procedimientos, recursos, medios/formas y nuestro perfil para adaptarnos a la sociedad digital, de la que formamos parte. La oferta es mayor en la cultura digital y el futuro nos favorece, porque sabemos (debemos saber) administrar esa oferta. Da igual que trabajemos en sectores públicos o privados, somos un colectivo que busca el procomún. Hemos pasado de la cooperación bibliotecaria a la redes socioprofesionales. Seguimos compartiendo proyectos o sistemas automatizados, pero también comenzamos a integrar nuestros recursos y a ofrecer nuestros datos y documentos para que sean redifundidos. En un presente en el que la cooperación la hacen las máquinas, las personas -los profesionales de la información- deben darle un sentido mayor a su actividad, que tenga en cuenta las posibilidades tecnológicas y, sobre todo, el futuro en el que la ecología de los contenidos está marcando el presente. Una ecología que consiste en la reutilización, recolección y redifusión de datos/documentos. La reutilización de los contenidos se está manifestando ya en catálogos participativos, en las posibilidades de exportación de registros, en las tendencias de datos enlazados o en las plataformas de metabúsqueda. De igual forma, la recolección se muestra en la normalización de descripción y protocolos que se emplean en repositorios de datos y documentos en acceso abierto. Además, la redifusión que permite la sindicación, y que está presente en escritorios virtuales o favoritos sociales, ha revolucionado la forma en la que podemos informarnos y dar servicios de información.

¿Y cuál es el futuro cercano? Siguiendo los medios y la literatura profesional (y la afín, que hay que recordar que somos una profesión transversal) podemos descifrar cuáles son los temas que convertirán nuestro pasado/presente en presente/futuro: trabajar en la nube, reutilización de los datos, movilidad y contenidos para móvil, formatos y soportes de lectura, … Pero, para abordar el futuro, lo principal es saber que seguimos siendo los expertos en administrar información y que debemos asumir que los nuevos medios requieren un planteamiento reformado de nuestros servicios. Nuestra actitud sitúa nuestro presente más cerca del futuro o del pasado. Es un error olvidarse de nuestra tradición, que es nuestra esencia y nuestra realidad. Es un acierto reivindicar nuestro protagonismo en la innovación y rediseño de servicios de información. El pasado y el futuro están muy próximos. Nuestro es el presente, para decidir hacia donde preferimos dirigir la mirada.

Merlo Vega, José Antonio. Cuando el pasado es el presente y el presente es el futuro. Conferencia de clausura de las XIV Jornadas Nacionales de Información y Documentación en Ciencias de la Salud. Cádiz, 15 de abril de 2011.

Directorio de bibliotecas infantiles y juveniles

Bibliotecas infantiles y juvenilesEl Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil (CILIJ) de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez ha puesto en línea un nuevo directorio, dedicado a bibliotecas infantiles y juveniles. Este nuevo recurso se une al Directorio de Bibliotecas Escolares, presente en Internet desde noviembre de 2006 y en el que recogen información de dos centenares de bibliotecas de centros de enseñanza no universitaria. Además, esta institución dispone de sendas bases de datos de autores y traductores de literatura infantil y juvenil.
El Directorio de bibliotecas infantiles y juveniles que se ha presentado este mes de abril de 2011 se ha iniciado con la información detallada de 72 bibliotecas y secciones de bibliotecas orientadas a usuarios no adultos. Los datos que se recopilan son tanto descriptivos (identificación, localización y contacto, servicios), como sobre su actividad (reseña de la biblioteca, actividades, fotografías). Esta fuente de información cumple con el objetivo de ser un censo de los servicios bibliotecarios dedicados a niños y adolescentes, permitiendo la localización de las bibliotecas, sus webs y el personal a su cargo; además, se trata de un catálogo de buenas prácticas, ya que recoge experiencias de actividades de promoción lectora, servicios destacados y los proyectos de las bibliotecas, todo ello documentado con imágenes y documentos en pdf disponibles para su descarga. El directorio dispone de un formulario para que las bibliotecas que lo deseen se den de alta en el mismo.

Nueva versión de la Bibliografía sobre Bibliotecas Públicas

BBPEl 25 de marzo de 2011 se puso en línea una nueva versión de la Bibliografía sobre Bibliotecas Públicas, presente en Internet desde 1999 y elaborada por el Departamento de Análisis y Estudios (DAE) de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Esta versión reformada se presenta desde una nueva interfaz, en la que se amplían las posibilidades para recuperar información y se incrementan las posibilidades de participación de los usuarios, ya que posibilita la realización de valoraciones o la inclusión de etiquetas. La nueva versión también ofrece novedades en cuanto a la visualización, ya que integra vídeos y presentaciones, que se pueden consultar desde la misma web de la Bibliografía, manteniendo además la posibilidad de descarga de un documento cuando se encuentra en acceso abierto, circunstancia en la que se encuentran en estos momentos el 60% de las más de 9000 referencias que incluye esta base de datos bibliográfica y documental.

Una novedad destacada es la creación de un registro de usuarios, que ofrece servicios de valor añadido, como el acceso a versiones caché de los documentos y el almacenamiento de búsquedas y documentos favoritos. Su ámbito temático es preferentemente el español, pero incluye una significativa representación de documentos publicados en otros países. Esta base de datos informa del número de vistas que ha tenido un documento; dispone de variadas herramientas de consulta, como índice de autoridades o nube de etiquetas, además de una completa búsqueda avanzada. Además, permite que un autor envíe la referencia de un documento y el texto completo si desea ser incluido en esta excelente fuente de información bibliográfica.