Experimentación, conocimiento, imaginación


Experimentación y pequeñas mentirijillas

Experimentación y pequeñas mentirijillas

Las bibliotecas no han sido entornos innovadores: de antemano se sabía qué hacer y la tecnología utilizada se amoldaba bien a la consecución de ese objetivo; l@s bibliotecari@s no teníamos que imaginar nada; nos limitábamos a reproducir el mismo proceso (modificación puntual al margen) que ha funcionado los últimos siglos.

Ahora que la certeza se nos ha esfumado la biblioteca que sabe lo que tiene que hacer está abocada al fracaso. La compra de un producto no nos va a garantizar un servicio óptimo y nadie nos va a decir cuál es el camino acertado: no es tiempo de tecnología de bibliotecas, es tiempo de tecnología en la biblioteca, tiempo de imaginación aplicada a nuevos (e inciertos) procesos.

Entender el funcionamiento de las cosas sin haberlas utilizado previamente es complicado; saber qué podemos esperar de algo cuya existencia desconocemos es tarea imposible. Adaptarse a un nuevo entorno exige experimentación y conocimiento: experimentación que nos acerque a un conocimiento que nos ilumine y nos abra las puertas de la imaginación…

La formación y el reciclaje deben pivotar sobre estos tres pilares: experimentación, conocimiento, imaginación. Hay resistencia a experimentar con lo desconocido porque nos exige asumir que los procesos que dominamos deben ser modificados y porque no sabemos para que nos puede servir. “Explicar” la imaginación cuando por fin se demanda la experimentación es un auto de fé que solo se puede realizar si el alumno es, sobre todo, un amigo…

En 2006 la biblioteca de Muskiz organizó un taller de blogs; los asistentes (profesionales de bibliotecas de pueblo además de  amigos) venían porque se les dijo que un blog era una herramienta gratuita que les permitiría hacer esa página web que sus jefes (la administración) les negaba.  No era el momento de explicar que esa herramienta les dotaba de la posibilidad de generar, organizar y distribuir contenidos propios; que más allá de esa página web estarían en disposición de experimentar con las nuevas reglas de la información; y que entendiendo cómo se genera y fluye la información iban a estar mejor preparados para seguir haciendo lo que mejor hacemos: intermediar entre el usuario y sus necesidades de formación, información y ocio…No era el momento… pero aún así lo intentamos. Aquel día, en aquel taller, mis colegas no entendieron porqué insistía en contarles nosequé de rss, sindicación, remezcla cuando lo que necesitaban era saber cómo pegar una imagen y poner el enlace. Eso sí, aunque no entendían muy bien lo que se les pedía accedieron a hacer unos blogs de una manera determinada (Bateginik). Creo -con el optimismo que da un vino a media tarde :-) – que el monográfico de  Educación y Biblioteca que nos han preparado Merlo y @NoemiGomez se empezó a escribir con aquellas personas que necesitando experimentar abrían puertas a la imaginación inducida…

El otro día, en Donosti, lo que era un taller práctico de edición digital se convirtió en un sermón sobre la necesidad de entender el proceso de edición electrónica; sobre la importancia de que las bibliotecas experimentemos con los diferentes formatos y dispositivos para poder asumir las nuevas reglas de generación y distribución de contenidos; sobre la posibilidad real de convertirnos en editoras de ese bagaje cultural que permitirá introducir lo local en lo global; sobre la obligación de no discriminar a nadie por su pantalla, por su poder adquisitivo…y una vez más, aunque todos deseaban hablar de dispositivos, epubs, sigiles y calibres dejaron, educadamente, que me explayase. Quién sabe, a lo mejor se está cociendo un nuevo monográfico.

Anuncios

3 pensamientos en “Experimentación, conocimiento, imaginación

  1. Pingback: Blog de Software » Blog Archive » Experimentación, conocimiento, imaginación « Biblioblog, 3a edición

  2. Cuánta razón llevas, compañero. Las semillas tardan en germinar, pero está claro que la labor de divulgación y formación hecha durante estos años ha dado sus frutos, como se recoge en el dossier de Educación y biblioteca, donde casi todas las experiencias que se muestran aparecen por primera vez en letra impresa. En muchas de ellas se reconoce que se comenzó a poner en práctica la 2.o tras sesiones formativas y lecturas de, entre otros, mis dos compañeros de blog. Eso tiene que motivarnos para seguir haciendo de lo colaborativo un modelo de relación profesional.

  3. Fernando,
    Bateginik, es un proyecto colaborativo precioso, el cual nace en épocas que hasta los blog eran “lenguaje Chino” para much@s, por muy intuitivos que fueran. En el PDF dices al final que “…ha abierto su camino”...quieres decir, ¿que está abierto a otros continentes o aún seguirá en las fronteras españolas?

    P.D.: Si yo hubiese recibo esa invitación en esa época…te juro que me creo una biblioteca 🙂
     
     
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s