Biblioteca se escribe con I de…

I

I

[Biblioblog] Anda el patio bibliotecario un tanto revuelto en Iwetel con el asunto del acceso a internet en las bibliotecas públicas madrileñas. Y uno no deja de sorprenderse al leer y reflexionar sobre lo que opinan sus colegas.  Lo que presumía un cierre de filas incondicional de toda la profesión contra la medida se presenta como un campo lleno de matices con opiniones diversas.

Descubrir que una posición que creía compartida (la del uso de la información a gusto del usuario siempre y cuando respete al vecino) está en la cuerda floja obliga a replantearme qué modelo de biblioteca deseo.

En tiempos de crisis hablamos de la  necesidad de Innovar.  Creo que en la Biblioteca Innovación se escribe con I de Información, de Internet y de Imaginación.  Somos gestores de Información; la Información ya no se halla enclaustrada en las paredes de nuestros centros; fluye, se genera y se distribuye  donde esté presente un acceso a la red. La calidad de la información que podemos ofrecer  a nuestros usuarios depende de la calidad de nuestro  acceso a internet.

En la Biblioteca Incapacidad se escribe con I de Inhabilitar plugins y accesos a páginas con vídeos, audios… y atenta contra la Imaginación necesaria para experimentar con las herramientas que la web social pone  a nuestra disposición para poder crear nuevos servicios bibliotecarios. Intolerancia se  escribe con I de Incomprensión hacia ese usuario que quiere usar la Información para su Formación, Información u Ocio y con I de Incapacidad para entender que está en su derecho (aunque nosotros pensemos que es malgastar recursos públicos).

Si como profesionales nuestro acceso a Internet se escribe con I de Incapacidad y se distribuye a nuestros  usuarios con I de Intolerancia resulta curioso predicar la necesidad de formentar ciudadanos innovadores.

Lo que más me preocupa en este momento es nuestra Indolencia para girar la cabeza y mirar hacia atrás para recordar cuando como profesionales negábamos la conveniencia de los cómics en nuestros fondos, del chat  (esa maravilla de referencia virtual), del correo electrónico…Si no sabemos de donde venimos va a ser complicado acertar hacia donde vamos.

Anuncios

7 pensamientos en “Biblioteca se escribe con I de…

  1. Y, además, con I de Inútil… amén de que es tirar piedras a nuestro tejado como servicio público… nuestros usuarios/clientes/empleadores pueden buscar formas para sortear la censura o… para poner en evidencia la estupidez de la misma… (si bloqueas “sexo”, también bloqueas “información sobre enfermedades de transmisión sexual”… por ejemplo…)
    En fin… como decías “uno no deja de sorprenderse”…

  2. Personalmente creo que el objeto de nuestros desvelos profesionales no ha de ser el documento o la publicación (libro, web, etc.) sino el usuario de la biblioteca; ésa al menos es mi perspectiva y mi manera de trabajar.

  3. Yo no estoy siguiendo el debate porque tengo mucho lio estos días, pero lo que he visto por encima creo que me da una idea de lo que hay. Por decirlo simple, yo no estoy por prohibir la pornografía en la biblioteca. Creo que es legal su distribución, ¿no? Pues se facilita el disfrute de unos sin la molestia de los otros y andando.
    Por cierto que…
    http://www.the-scientist.com/2010/3/1/29/1/
    Ojo, ya sé que simplifico mucho. Pero es que es verdad que tengo mucho lio y no puedo entrar ahora en matices. Pero ahí quede eso 🙂

  4. Bastantes Inconvenientes tenemos que soportar los bibliotecarios desde el exterior, para ser nosotros mismos los que nos pongamos nuevos Impedimentos a la hora de distribuir la Información.

  5. Pero es que el debate no es pornografía sí o no, sino la suposición de que ciertos medios sólo sirven para ver cosas “no productivas”. Este me parece el elemento más peligroso, no el hecho de que lo que se censure sea el color carne -qué habría pasado de censurar el color césped del fútbol y prohibir el acceso del Marca a la biblioteca.
    Creo que el debate va por: la letra impresa, como la imagen flotante o el vídeo embebido, puede contener sabia información, productiva, ocio reconfortante o estupidez alienante: en democracia corresponde al ciudadano elegir y discernir. Y si las bibliotecas tienen algo que decir, que sí lo tienen, es que pueden ayudar a los ciudadanos a ser más libres en sus elecciones.
    Alfabetización informacional lo llaman a veces 😉

  6. Mi ejemplo valía por todo lo demás, me centraba en la canne porque en el comentario de P. aparecía la palabra “sexo”, y claro… 😉
    Pero en sentido amplio yo lo que quería decir es exactamente esto:
    en democracia corresponde al ciudadano elegir y discernir. Y si las bibliotecas tienen algo que decir, que sí lo tienen, es que pueden ayudar a los ciudadanos a ser más libres en sus elecciones.

  7. Ah no, no, no,… a mí no me tachéis de obseso sesual… Yo sólo sacaba el tema sesual… porque conozco una experiencia muy muy próxima en la que el ejemplo que puse era el exacto, el idóneo… el que demostraba la estupidez de la actividad censuradora… (y, por cierto, en aquella situación, claro, el Marca era accesible…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s