Con diez ebooks por banda…


Declaración de principios: todo lector es un (potencial) pirata. Es más, tal y como está planteado el negocio editorial esa declaración no es una hipótesis, es una realidad…por lo menos si quieres leer algo que merezca la pena. Así que acomodo la pata de palo y ciño el parche en el ojo para ponerme a divagar sobre nuestra experiencia con esos gadgets que nos quieren (im)poner de moda: los libros electrónicos, ebooks o como demontre quieran que se llamen.

Nuevos hábitos de e-lectura

Nuevos hábitos de e-lectura

En la biblioteca de Muskiz compramos hace un año tres dispositivos de tinta electrónica. Sábiamos que estábamos comprando una tecnología cara y obsoleta pero creíamos (y creemos) que la biblioteca debe saber amoldarse a los nuevos hábitos de lectura. Hemos aprendido a diferenciar contenido-formato-dispositivo y sabemos gestionarlos (almacenar y prestar el dispositivo, las memorias, los contenidos…). Curiosamente, casi un año después, no ofrecemos el dispositivo a nuestros lectores porque  no hemos sido capaces de encontrar dónde comprar lo que nuestros usuarios quieren leer.

Seamos serios: nuestros usuarios quieren leer lo que la maquinaria del mercado les marca y nosotros queremos ofrecérselo; estamos incluso dispuestos a claudicar ante las leyes del nuevo mercado editorial (“compra este dispositivo ideal de la muerte que solo sirve para leer lo que yo te venda en las condiciones que yo establezca”); ni por esas: hoy por hoy encontrar un fiambre sueco en nuestras bibliotecas sólo es posible en papel.

La pregunta es: ¿qué hace la gente que se ha comprado un cacharro de estos por navidades? Supongo que buscarse la vida. Como ese usuario que  tras preguntar en el mostrador de la biblio si estaba disponible un libro y comprobar que era el enésimo en la lista de reserva ni corto ni perezoso saca el móvil del bolsillo, abre una aplicación y nos enseña, entre pícaro y jocoso, ese texto que le acabábamos de denegar. Me fijé bien en su cara…y no ví ningún parche tapándole el ojo.


Anuncios

Un pensamiento en “Con diez ebooks por banda…

  1. Bueno, esto que comentáis demuestra dos cosas, fundamentalmente:
    UNA, que las bibliotecas siempre estamos en movimiento, abiertas al mundo cambiante que nos rodea y en el que tenemos presencia
    y
    DOS, que siempre tendremos muchas cosas que aprender de nuestros usuarios.
    Saludos de una bibliotecaria manchega.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s