WhatsApp y las cincuenta de Grey (La gestión del ahora II)

La gestión del ahoraWhatsApp y las cincuenta sombras de Grey han conseguido algo que la biblioteca perseguía pero no lograba: llevar la tecnología y la lectura a ámbitos y grupos de usuarios impensables hasta hace poco. La trilogía propició que muchos “no usuarios” se acercasen a las bibliotecas a por un libro que les habían recomendado en la calle; el whatsApp que la proporción de usuarios de biblioteca con smartphone sea muy elevada y que incluso nosotros sepamos cómo funciona. El whatsApp ha mutado el teléfono del abuelo en el smartphone de mi suegra; el erotismo ha convertido el libro en objeto de deseo. Creo que ninguna de nuestras campañas ha conseguido reducir la brecha digital y fomentar el interés por el libro con tanto éxito ¿por qué no aprovechar la coyuntura?

Una persona se acerca al mostrador de la biblioteca en busca de información;  sabes que nos puede preguntar cualquier cosa: la disponibilidad de un libro, el horario de autobuses o dónde encontrar una imagen de un elefante azul para los deberes del cole. Trabajamos delante de un terminal con acceso a internet, lo habitual es que busquemos respuestas a través de la pantalla. Al preguntar a los colegas si la situación es cotidiana en sus bibliotecas todos asienten; cuando me intereso  en cómo transmiten la respuesta las opciones van desde la voz hasta escribir en un papel o imprimir un pantallazo…¿Sábes qué echo en falta? Alguien que apunte la posibilidad de enviar la respuesta al momento y directamente al bolsillo de quién nos solicita la información. Y ya puestos, si el usuario quiere que le ayudemos, ¿por qué no invitarle a comunicarse con nosotros como lo haría con sus amigos?, ¿por qué no ofrecerle nuestra ayuda sin hacerle venir a la biblioteca, sin tener que dejar de hacer lo que tiene entre manos, en la certeza de que en el mismo momento en que tengamos lo que necesita le llegarà el aviso?, ¿por qué no aprovechar que la mayoría tenemos un nuevo canal de comunicación en el bolsillo que, ahora sí, sabemos usar?. Las formas de comunicación cotidianas e informales son necesarias en una biblioteca que quiera conectar con sus usuarios.

La referencia es una de nuestras especialidades, un servicio que podemos adaptar a los nuevos canales de comunicación con mucha facilidad.  Y si ayer, en los inicios de internet, mejoramos ese servicio de referencia con el correo electrónico y posteriormente con el chat, hoy podemos hacerlo con el whatsApp. Ser receptivos a la omnicanalidad nos permite  personalizar el servicio, nos da la oportunidad de fidelizar, de “poner en valor” nuestra actividad. Nos preocupa el futuro y hacemos cábalas sobre cómo afrontarlo; desconocemos cuáles serán las  posibilidades y las herramientas que tendremos mañana, pero hoy ya sabemos que tanto el número de personas  permanente conectadas como el consumo de datos en movilidad va en aumento así que, mientras llega el futuro, parece fácil adaptar y mejorar nuestro presente aprovechando ese teléfono que no falta casi en ningún bolsillo, ¿no te parece?

Jornada Profesional: Servicios de Referencia en Entornos Digitales

Pregunte[Biblioblog] Pregunte: las bibliotecas responden, el servicio cooperativo de referencia de las bibliotecas públicas españolas, cumple 10 años. Una década después de su puesta en marcha el Ministerio de Cultura quiere compartir con los profesionales de las bibliotecas la experiencia de un servicio público que es posible gracias a la activa participación de diferentes bibliotecas y administraciones.

Además, en estos 10 años, los servicios de referencia, como los de información en general, han sufrido una progresiva transformación, tanto en sus procesos como en las tecnologías que emplean. Por este motivo, los 10 primeros años de Pregunte son un excelente motivo para convocar esta jornada profesional en la que se analizará el desarrollo de los servicios bibliotecarios de consulta y el estado actual de la referencia digital en España.

La jornada tendrá lugar el martes 23 de marzo en el Auditorio del Ministerio de Cultura (acceso por C/ San Marcos).

El programa de la Jornada es el siguiente:

  • 11:00 h. Bienvenida y presentación Pregunte, las bibliotecas responden: diez años de servicio público
    María Antonia Carrato Mena, Subdirectora General de Cooperación Bibliotecaria, Ministerio de Cultura.
  • 11:45 h. Conferencia y presentación de libro: Información y referencia en entornos digitales
    José Antonio Merlo Vega, Director del Servicio de Bibliotecas y Profesor Titular de la Universidad de Salamanca.
  • 12:30 h. Mesa redonda Informar en una sociedad sobreinformada
    Moderador:
    José Antonio Gómez Hernández, Director de EDITUM y Profesor Titular de la Universidad de Murcia
    Participantes:
    Teresa Reyna, Sección de Referencia de la Biblioteca Regional de Madrid
    José Antonio Magán, Director de Bibliotecas de la Universidad Complutense de Madrid
    Eva Méndez Rodríguez, Directora del Máster en Bibliotecas y Servicios de Información Digital de la Universidad Carlos III de Madrid.

La actividad es gratuita pero se requiere inscripción hasta completar aforo. La fecha límite para confirmar asistencia es el lunes 22 de marzo a las 18 horas.

Servicios de referencia (2/2): Información y referencia en entornos digitales

[Biblioblog] Déjenme que hoy les hable de mi libro… La semana pasada anunciaba en otra nota que comentaría la obra que acabo de publicar en Editum, el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Murcia. Información y referencia en entornos digitales: desarrollo de servicios bibliotecarios de consulta (ISBN 978-84-8371-918-3) es un compendio sobre servicios de referencia, fuentes de información y referencia digital. Mi idea fue recoger en una monografía todos los aspectos relacionados con los servicios bibliotecarios de consulta, tanto aquéllos que se ofrecen de forma presencial como a través de Internet. Los cuatro primeros capítulos tratan sobre los servicios de información en las bibliotecas, cómo se organizan, cuáles son las competencias de los referencistas, qué tipos de demandas de información se plantean y cómo es el proceso de la referencia. El capítulo quinto está dedicado a la colección de referencia y en el mismo se describe una tipología de fuentes de información que llevo varios años desarrollando y que denomino Clasificación Funcional/Formal de las Fuentes de Información. En esta clasificación los recursos de información se organizan a partir del tipo de información que ofrecen (función) y de cómo se materializan o presentan (forma). En la obra se incluyen dos capítulos sobre evaluación. El capítulo sexto está orientado a analizar cómo se evaluan los servicios de referencia. Los capítulos séptimo a noveno se centran en la referencia digital: qué es, qué tipos de servicios de referencia digital existen, qué tecnologías se pueden emplear, cómo se planifican e implentan y qué pautas y directrices existen para la prestación de este servicio bibliotecario. En el capítulo octavo se incluye, además, una relación de cincuenta aspectos que hay que tener en cuenta para poner en marcha un servicio de referencia digital, que puede ser empleada como una guía para cualquier biblioteca que quiera poner en funcionamiento un servicio bibliotecario de consulta a través de Internet. El décimo capítulo está también dedicado a la evaluación, en este caso a la calidad de la referencia digital; en este capítulo se incluye tanto un apartado sobre evaluación de la información telemática, como metodologías y propuestas para analizar los servicios de referencia digital. El capítulo undécimo reflexiona sobre el presente y el futuro de los servicios de referencia. Este capítulo quiere inscribir a los servicios de referencia en los cambios habidos en la sociedad de la información, específicamente en las posibilidades tecnológicas que ofrece la web social y las comunicaciones móviles. El último capítulo está destinado a los recursos bibliográficos, pero, dado el más del millar de documentos consultados para la redacción de esta obra, sólo se incluyen las principales referencias bibliográficas sobre servicios de referencia, fuentes de información y referencia digital. No obstante, se ha puesto en línea un sitio web complementario a la obra, en la que se pueden consultar las más de 1400 referencias relacionadas, así como descargar directamente en formato RIS, para ser exportadas a gestores bibliográficos como Zotero o Refworks.

La monografía se ha editado en formato impreso y electrónico. Os dejo algunos enlaces informativos:

Servicios de referencia (1/2): El Profesional de la Información

[Biblioblog] La referencia es uno de los aspectos que más me ha atraído siempre del trabajo bibliotecario. En varias ocasiones he enseñado, trabajado e investigado sobre este tema. Recientemente, se han editado dos publicaciones sobre referencia bibliotecaria en las que tengo mucho que ver 😉 . Se trata del número de El profesional de la información de noviembre-diciembre de 2009 y de la monografía Información y referencia en entornos digitales, que ha publicado EDITUM también a finales de 2009. Como me siento muy orgulloso de ambas publicaciones, con el permiso de los lectores y de mis compañeros de blog, voy a dedicarles una nota a cada una, comenzando por el especial de EPI.

El profesional de la información terminó el año 2009 con el número dedicado a Servicios y sistemas de referencia digital, donde tuve el gusto de aportar mi reflexión en el artículo Servicios de referencia para una sociedad digital y un artículo de síntesis titulado Referencia digital: concepto, tecnologías e implementación en centros de información.  En el primer caso, intenté presentar la evolución de los servicios bibliotecarios de consulta, centrándome en las condiciones de ubicuidad, inmediatez y participación que caracterizan a la sociedad digital y cómo éstas se deben plantear en un servicio de referencia que se presta a través de Internet. El segundo artículo es tanto un estado de la cuestión de los servicios de referencia, como una panorámica de las tecnologías disponibles para permitir consultas y ofrecer respuestas de forma telemática, además de un catálogo de pautas que hay que tener en cuenta para poner en funcionamiento un servicio de referencia digital en una biblioteca o centro de documentación.

En este número de EPI se publican diferentes aportaciones de interés. La primera de ellas es la experiencia de la Bibliotecas de la Universidad de Sevilla, que ha comenzado a emplear LibraryH3lp para su servicio de referencia digital para la comunicación con los usuarios para atender preguntas tanto generales como especializadas. Otro artículo importante es el dedicado a Pregunte: las bibliotecas responden, en el cual se realiza una actualización de cómo está organizado este servicio cooperativo, con los principales de datos de su funcionamiento, así como sus líneas de actuación. Una tercera experiencia es la de InfoSud, centro de documentación especializado de la Universidad de Valencia, quien a través de Question Point participa en la red internacional de ese servicio, además de atender las demandas de usuarios locales y nacionales. En este número también se ha incluido un práctico artículo sobre cómo se integra un servicio de referencia a través de Koha. Como es habitual, se publican colaboraciones y noticias de otros temas profesionales.

Con este número, El profesional de la información contribuye a la escasa bibliografía profesional en español sobre servicios telemáticos de referencia. Enhorabuena a los editores por la iniciativa y gracias, amigos, por haberme permitido aportar mi experiencia en la coordinación de contenidos y en mis colaboraciones.