Estado de los medios de la web social en 2009

[Biblioblog] El pasado mes de julio se publicó la cuarta oleada del informe anual de Universal McCann, Social Media Tracker, serie iniciada en 2006, que analiza el estado y la evolución de los llamados social media o medios de la web social. A pesar del aumento en el número de países analizados en esta edición (que han pasado de 11 en el primer informe a 38 en el último, estando España presente en las cuatro ocasiones), y por lo tanto del número de encuestados (casi 23.000 usuarios activos de Internet entre 16 y 54 años, que constituyen la base del estudio), en esta edición se han visto reducidos significativamente los contenidos públicos gratuitos —parece ser que el acceso al resto es de pago— y por lo tanto su valía para el gran público. Sin embargo, las principales conclusiones que arroja esta cuarta oleada nos ofrecen una interesante visión a nivel global de la evolución de la web 2.0.



Veamos algunos de los puntos más interesantes:

  1. El número de usuarios activos de Internet a nivel mundial se estima en 625 millones. Esto significa que uno de cada trece humanos son usuarios activos de Internet. En España esta cifra la sitúan en 8,5 millones de habitantes.
  2. Las redes sociales continúan creciendo, y los internautas cada vez pasan más tiempo en ellas. Sin embargo, en la parte pública del estudio sólo se muestran datos de pertenencia a redes sociales (que en nuestro país ha ascendido en el último año en 13,6 puntos porcentuales con respecto al pasado año), pero no otros que sustenten esta última afirmación.
  3. La blogosfera ha alcanzado su saturación en términos numéricos, con un 71% de lectores de blogs, lo que les convierte sin duda en el medio más popular en la web. El porcentaje de blogueros se sitúa en un 40%. Las plataformas de los medios sociales con cada vez son más multimedia, puesto que ha crecido las descargas de fotos, vídeos, música y widgets. Se observa una alta penetración de la subida y visualización de vídeos en sitios como YouTube y otros similares: en nuestro país el 32% de los usuarios activos de Internet han subido algún vídeo.
  4. Los medios sociales se están haciendo móviles: el 17% de los usuarios activos en todo el mundo acceden a Internet en situaciones de movilidad además de en casa, el trabajo o su lugar de estudios.


Anuncios

Soy minero

mineroYo no maldigo mi suerte porque minero nací…” cantaba Antonio Molina; ¿Minero yo?, pues no, bliotecario de mi pueblo y tampoco maldigo mi suerte…Umm, bien pensado, aunque quienes trabajamos en una biblioteca no nos tengamos por mineros tal vez no deberíamos descuidar las repercusiones de la minería de datos en nuestra relación con los usuarios.

La biblioteca siempre ha solicitado datos para poder controlar el fondo y ofrecer un (supongo) buen servicio; datos relacionados con la residencia, sexo, profesión… con un recorrido muy limitado.

Una de las derivadas del uso de las tecnologías de la información es la cantidad de datos que hacemos generar a quien quiera relacionarse con la biblioteca; otra la capacidad de almacenamiento y posterior proceso de los mismos para obtener patrones de comportamiento; y otra es que la mina se nos escapa de las manos sin darnos cuenta.

La irrupción de los Servicios de Redes Sociales y su gran aceptación entre nosotros facilita el que fomentemos una relación con nuestros usuarios cuyo manejo se nos escapa. Y si hasta hace poco la mina, aunque un tanto descuidada, estaba bajo nuestro control, en este momento estamos perdiendo el dominio de la explotación. Y eso repercute en el fondo y en la forma de nuestra relación. No solíamos pedir identificación previa para entrar a consultar información: alguien entraba, consultaba a su libre albedrío y si quería llevarse algo le pedíamos identificarse como usuario de la biblioteca; quien tenga un perfil en una red social sabe que lo primero que hay que hacer es identificarse…

Cuando la mina era 100% nuestra todos los datos tenían un control ético (por ejemplo, no podíamos rastrear las lecturas); en este momento es muy difícil saber qué desean obtener los nuevos propietarios de los datos que almacenan.

Tal vez se interpreten estas líneas como un alegato contra la utilización de los servicios de redes sociales en las bibliotecas; a mí me gustaría que se interpretasen como una defensa de la actualización de la explotación “ética” de nuestra mina: adoptemos las nuevas herramientas sin perder nuestro espíritu. ¡Seamos mineros del XXI!


Consejos para gestionar nuestra presencia en las redes sociales

Los que usamos varios de los servicios de la web social hemos experiementado en alguna ocasión —cuando no continuamente— síntomas como pérdidas de memoria (especialmente a la hora de recordar nombres de usuario y contraseñas) y de información (¿dónde había leído yo tal o cual cosa?), mareos (al ver que los ítems sin leer en nuestro agregador superan el centenar y que las actualizaciones de nuestros contactos en Facebook y Twitter se multiplican por momentos sin que hayamos tenido tiempo de leerlos) y episodios de ansiedad (¡dios mío, no puedo estar al día con esa cantidad de nuevos servicios y los cambios en los antiguos!). Todo ello produce una sensación de fatiga generalizada a la que se conoce como fatiga de redes sociales.

tipsCon el fin de mitigar todos esos síntomas y mejorar el aprovechamiento de estos servicios, en el blog makeuseof.com han publicado una lista de 20 consejos para definir y gestionar tus redes sociales (20 Tips to Define And Manage Your Social Networks) en dos partes, part 1 y part 2. Algunos de ellos no son nuevos para nosotros, Nieves González ya nos los había desvelado, pero me quedo con la gran cantidad de recursos que el autor descubre (sólo por ello merece consultar la fuente original) y con los siguientes puntos resumidos, reagrupados y en ocasiones reinterpretados:

  1. Visualiza tu mapa social: si lo dibujas tendrás más claros los flujos de información y cómo aprovecharlos mejor.
  2. Define cuál será tu audiencia: ¿a quién va dirigido mi blog? y mi cuenta en Twitter, Facebook, mis vídeos y fotos…
  3. Emplea un gestor de contraseñas para no olvidarlas.
  4. Separa las fotos privadas de las publicas… Y en este punto añadiría cualquier otro tipo de contenidos, ¿por qué no también comentarios, vídeos, enlaces, etc.?
  5. Usa un avatar (foto de perfil) y un nombre de usuario únicos para afianzar tu identidad digital.
  6. Emplea la navegación social: Flock y algunas de las extensiones de Firefox nos facilitan el acceso a todos estos servicios.
  7. Haz un seguimiento de los comentarios que dejes mediante servicios como BackType.
  8. Un indispensable: el agregador. Aprovecha las posibilidades de la sindicación de contenidos para gestionar la información y remezclarla.
  9. Mezcla tus medios sociales.
  10. Actualiza tus sitios desde el móvil.
  11. Usa paneles (como TweetDeck o HelloTXT) para actualizar simultáneamente tu estado de las redes sociales… o, en su defecto, emplea aplicaciones que lo hagan.
  12. Gestiona tu reputación… ¡si ya nos lo decía Javier Leiva en la última comunidad de prácticas de SEDIC!