300 sugerencias para las fonotecas

Rock de LuxHace cinco años nos hacíamos eco en Biblioblog de la publicación de un número especial de la revista musical Rock de Lux. Cada cierto tiempo, nos gusta comentar publicaciones en las que se realizan selecciones que ayudan a desarrollar las colecciones de las bibliotecas. En la nota que titulamos 40 libros, 30 películas, 160 discos comentamos los contenidos del especial 25 aniversario de Rock de Lux, en el que se ofrecía una selección de obras, cercanas al canon cultural alternativo que aportan publicaciones como RDL, que cinco años después ofrece nuevas sugerencias para las bibliotecas musicales.

El 30 aniversario de Rock de Lux se ha celebrado con una idea aún más ambiciosa y el número 333 de la revista, correspondiente a noviembre de 2014 -¡corran al quiosco!-, realiza una selección de los 300 discos más importantes editados entre 1984 y 2014. En los 30 años de Rock de Lux la música moderna ha experimentado un sinfín de movimientos y creaciones, que los periodistas musicales que han colaborado en el número intentan jerarquizar en función de sus criterios, ofreciendo como resultado un ecléctico ranking de los 300 mejores discos de los últimos 30 años, de la música electrónica al flamenco, pasando por el pop radiofónico o el indie nacional. En esta selección, Kiko Veneno da paso a Daft Punk y Public Enemy comparten página con Los Planetas, por ejemplo.

Las secciones de música de las bibliotecas pueden tomar este número especial como una completa guía de discos para incorporar a sus fondos. En todos los casos, se ofrece una reseña que contextualiza el disco y apunta los motivos por lo que merece figurar en esta selección. Una buena fuente de información es también la crónica que se realiza año a año, destacando novedades, votaciones de los mejores discos o noticias destacadas. Por último, el especial termina con otros 200 discos que, si bien no consiguieron su espacio entre los 300 favoritos, sí merecen estar presentes en cualquier discoteca esencial de música moderna. En resumen, una excelente y útil guía para que las bibliotecas completen su fondo musical.

Anuncios

Esenciales en la biblioteca

Los discos esenciales del pop español

Ordovás, Jesús. Los discos esenciales del pop español. Barcelona: Lunwerg, 2010.

[Biblioblog] Hace tiempo que no dedicamos una nota a recursos para la formación de colecciones en las bibliotecas, así que hoy retomamos esa buena costumbre de recomendar fuentes de información de utilidad para seleccionar fondos para nuestras bibliotecas, porque, entre otras cosas, nuestras bibliotecas serán tan buenas como buenas sean las colecciones que ofrecen. En estos tiempos de incertidumbre editorial y de escasez presupuestaria, la editorial Ludwerg, destacada en obras de carácter fotográfico, ha iniciado una nueva colección, que es directamente “carne de biblioteca”, tanto por su interés, como porque dos de los números editados hasta el momento ofrecen selecciones de libros y discos que tenemos que tener en nuestras bibliotecas. Se trata de la colección Los esenciales, de la que queremos destacar dos títulos: Los discos esenciales del pop español, editado en octubre de 2010, y Los libros esenciales de la literatura en español, de reciente aparición, en octubre de 2011.

Los libros esenciales de la literatura en español

Echevarría, Ignacio. Los libros esenciales de la literatura en español. Barcelona: Lunwerg, 2011.

Los discos esenciales del pop español es una selección realizada por Jesús Ordovás, conocido experto en música moderna y una personalidad de la crítica musical española. La obra selecciona y reseña cien discos editados a partir de la década de los 60. Cada disco está comentado en una página, en la que se incluye la portada, los datos básicos de descripción y una reseña personal de Ordovás, en la que se contextualiza el disco y se ofrecen informaciones sobre sus interprétes, estilos, otras obras del mismo grupo o intérprete, así como curiosidades. Los cien discos comentados se complementan con una relación de otros cien discos que también se consideran esenciales, así como con una bibliografía sobre la música pop española. Por otra parte, Los libros esenciales de la literatura en español también parte de la misma idea: seleccionar y comentar cien novelas españolas y latinoamericanas, publicadas desde la década de los 50 hasta nuestros días.  La selección de las obras destacadas de la narrativa en español ha sido realizada por el crítico literario Ignacio Echevarria, quien no ha tenido la intención de realizar un canon, sino presentar un panorama completo sobre las novelas que este crítico considera esenciales (y que pueden conocerse también en la nota de prensa difundida en el lanzamiento de esta obra).

En ambos casos, y como es marca de la editorial, el diseño se cuida al máximo, tanto en la composición y edición, como en la tipografía, en las reproducciones de los discos y libros descritos o en la información sobre los responsables de las concepciones gráficas y fotográficas de las obras comentadas. Dos obras para tener en nuestras bibliotecas, para regalar y para regalarnos.

Enriquecer los registros musicales de nuestro OPAC

[Biblioblog] La mayor parte de las veces, cuando pensamos en el enriquecimiento de los catálogos bibliotecarios lo hacemos con la mente puesta en los registros que describen documentos en papel  pero, ¿qué hay de los formatos de audio y vídeo, completamente diferentes? La conversión de la web en un auténtico espacio multimedia, con servicios abiertos y gratuitos, como YouTube o Last.fm, ofrece múltiples posibilidades para ofertar a nuestros usuarios ese “algo más” que haga de nuestro catálogo en una plataforma más rica. El blog francés Des Bibliothèques 2.0, en su post Enrichir son OPAC avec des extraits de musique nos mostraba esta semana algunos ejemplos de cómo enriquecer los registros del catálogo referentes a obras musicales.

catalogo_shEl primero de esos ejemplos, el OPAC de la Biblioteca de Saint Herblain, toma contenidos de Amazon y los muestra en el registro correspondiente: imágenes, un resumen del contenido de cada disco y, lo que es más interesante aún, la posibilidad de escuchar un fragmento de cada canción. He aquí un registro de ese catálogo a modo de ejemplo.

Calice68, el catálogo colectivo de las mediatecas del departamento francés del Alto Rin , que el autor señala como el modelo a seguir en los próximos años, toma contenidos de varias fuentes: Wikipedia para la bibliografía del artista, Last.fm para la discografía y escuchar las canciones y YouTube para los vídeos musicales. Un verdadero remix de contenidos. Y qué mejor forma de ilustrarlo que un ejemplo.
Por otra parte, la Biblioteca de Toulouse aprovecha los contenidos de GamAnnecy, una empresa de distribución francesa para mediatecas, para el enriquecimiento de su catálogo. Esto significa que sus usuarios pueden escuchar extractos de las canciones de un disco. He aquí un ejemplo.

En nuestro país tenemos algunos buenos ejemplos de catálogos que relacionan sus contenidos con los de sitios web externos (Google Books, Amazon…), como los de las bibliotecas de las universidades de Navarra o Sevilla, por citar sólo algunas. ¿Sabéis de algún OPAC, dentro de nuestras fronteras, que incluyan contenidos sonoros o audiovisuales procedentes de otras fuentes?

40 libros, 30 películas, 160 discos

[Biblioblog] Rock de Lux, una de las pocas revistas españolas especializadas en música moderna que resiste en nuestros quioscos (junto a Ruta 66), cumple 25 años y, para celebrarlo, ha publicado en su número 278 de noviembre de 2009 un especial dedicado a lo mejor de la década 2000-2009: discos, canciones, películas, libros, cómics y conciertos. Además de gustarme personalmente estos monográficos, me parecen muy útiles para el desarrollo de colecciones bibliotecarias. Tendemos a estar muy despistados ante cualquier panorama editorial. Es habitual que estemos influenciados por las listas de los más vendidos, leídos o radiados. Con frecuencia los suplementos de los diarios sirven de única pauta para saber qué-tenemos-que-tener en nuestra biblioteca, si queremos estar al día. Pero uno se topa con especiales como el de Rock de Lux, donde peridiostas especializados en música moderna (sí, existen) ofrecen su lista de favoritos y… nada que ver con los top-ten, principales o superventas. Comulgaremos o no con los gustos de la plantilla de críticos de RdL, pero se trata de una excelente aproximación a la actualidad y la calidad, mezclando géneros, palos y tendencias. Todo muy documentado y argumentado. No se trata de simples listas, sino de verdaderas críticas, hechas con rigor y con el aporte de datos que necesitamos para intuir la  calidad e interés necesarios para tomar la decisión de incorporar o no las obras a nuestros fondos. Además, como gusta hacer esta revista en sus especiales, RdL traza el mapa de nuevos estilos sonoros en el siglo XXI: nu progressive, neohippy hop, breakbeat garage, stadium pop, dark folk… siempre con ejemplos de grupos y muestra de raíces de las que proceden los estilos. Ya no nos pillarán desfasados nuestros usuarios, je.
Las listas que nos pueden interesar, sobre todo a bibliotecas públicas, son las relativas a libros, películas y discos. RdL ofrece los mejores 20 cómics, fundamentalmente del género de la novela gráfica, y 20 libros, todos del gusto de la revista: Bolaño, McCarthy,McEwan, Murakami o Saviano. 40 novelas, 20 de ellas gráficas, algunas habituales de las listas de éxito, pocas sobre el mundo musical, todas con un hueco en nuestras bibliotecas. Además, se han elegido las 30 películas más destacadas de la última década, también con la impronta de estilos y querencias de RdL. Exentos de complejos y sin presumir de ilustrados, mezclan cine Made in Holliwood con producciones de escaso alcance mediático. También en cine la lista está bien conseguida y hará feliz a una franja de usuarios que va desde el público juvenil (el que no se pirra por Física y química) hasta el maduro de ojos abiertos. Sólo una película española: La leyenda del tiempo, de Isaki Lacuesta.
Pero el fuerte de esta revista es la música, así que el grueso del especial está destinado a desgranar las mejores canciones y discos. Las 15 mejores canciones se ilustran de la mano de dibujantes y creadores gráficos y esla lista está compuesta sobre todo por música para bailar, que se note que seguimos siendo optimistas. La producción nacional de discos está representada por los 60 mejores álbumes de la década que, junto a los 100 discos internacionales, forman una excelente fonoteca básica, con estilos dispares, con la omnipresencia del espíritu indie y con guiños a guindas de música de raíz. Este biblioblog no va a dar nombres. En la revista (9,5€) está todo y hay que apoyar la edición de revistas musicales, no sea que nos pase como con Efe Eme y nos quedemos sin otra buena pata de la crítica especializada. Efe eme sustituyó la revista impresa por un portal web, que sigue siendo de mucha utilidad para la selección de discos.
En relación a este número de RdL, y hablando de Efe Eme, hay que recordar que esta revista, en su número 50 (julio/agosto 2003), publicó la lista de “Los 100 mejores discos del pop español”, aunque en realidad la relación era de 200 títulos. El esquema el mismo: un gran grupo de especialistas votaron lo que a su juicio eran las mejores canciones a partir de la década de los 60 hasta 2003. Fue un buen potaje de estilos y discos, que recomendamos a las bibliotecas para su colección indispensable de la música española de finales del siglo XX. Y, ya que la nota ha derivado hacia la selección de recursos sobre música, no hay que olvidar que el número 200 de RdL también seleccionó los mejores discos nacionales e internacionales del siglo XX, que serviría de complemento retrospectivo a este especial de noviembre de 2009. Además, el mercado editorial ofrece guías como “1001 discos que hay que oír antes de morir” (Grijalbo) o la reciente Los discos del cambio: Los álbumes que marcaron la historia del pop-rock: Y las 500 canciones que hay que conocer (Ma non tropo). Larga vida al r’n’r.