Un encuentro, dos lecciones, tres días

[Biblioblog] La semana pasada asistí al Encuentro Bibliotecas y Gestión Cultural, celebrado en Peñaranda los pasados jueves, viernes y sábado. Por mi trayectoria profesional la gestión cultural siempre me ha resultado ajena, pero si algo he aprendido durante esos días a través de los ponentes y de las conversaciones con otros asistentes es de su importancia en las bibliotecas y de las oportunidades que ofrece en el actual escenario de cambio. Muchos tenemos claro que el libro electrónico está aquí para quedarse (conviviendo o no con el libro en papel, eso da igual, el tiempo lo dirá) y que va a cambiar la cadena del libro tal y como la conocemos. Durante uno de los dos cafés coloquio una de las compañeras de mesa se preguntaba cuál sería el papel de las bibliotecas y de sus profesionales si ya no pueden prestar libros de papel, libros objeto. Nunca me ha gustado vaticinar el futuro, puesto que las predicciones suelen tener en cuenta sólo las variables que conocemos y no las que se van introduciendo con el transcurrir del tiempo, con lo cual tienen pocas posibilidades de éxito, pero en esto del libro llevo un tiempo pensando que las bibliotecas evolucionan hacia servicios en línea desde los que puedes descargar los contenidos desde cualquier lugar con una conexión a internet. Entonces, ¿por qué seguir manteniendo edificios contenedores de libros objeto? ¿por qué seguir manteniendo un modelo de mediados de siglo XX, como nos contaba Miralles durante el Encuentro? La oportunidad de supervivencia de las instalaciones bibliotecarias depende, y ahí es donde entra en juego la gestión cultural, de su conversión en espacios para la comunidad, en espacios culturales a los que los ciudadanos puedan acudir a escuchar un concierto, asistir a un cuentacuentos, buscar información, etc.

La segunda lección con la que vuelvo a casa es la experiencia de utilización de los
medios sociales para la difusión de información del evento. La utilización que de ellos se hizo en FESABID 2009 y que corrió a cargo de Javier Leiva, ha servido como precedente, modelo y casi único punto de referencia para la experiencia de Peñaranda, significativamente diferente por la magnitud del encuentro (en Peñaranda rondaba el medio centenar de asistentes) y la concreción del perfil, en nuestro caso menos diverso. En Peñaranda se han empleado un blog, una página en Facebook y una cuenta en Twitter, todos ellos relacionados entre sí, para mantener a los asistentes informados de aspectos prácticos del evento (cómo llegar, dónde alojarse y comer o quiénes serán los ponentes), ampliar los contenidos del encuentro con reflexiones sobre los temas a tratar y para permitir el seguimiento de lo que estaba sucediendo mediante imágenes, resúmenes y breves mensajes en Twitter. Si el esfuerzo ha sido grande, algunos asistentes han agradecido la información previa sobre los aspectos prácticos. Merece además la pena difundir por escrito esos contenidos que antes quedaban en los comentarios de los pasillos o en la memoria de los asistentes, sin trascender más allá de esos límites, y que de esta manera pueden llegar a cuelquier lugar del mundo.

Anuncios

IV Encuentros de Centros de Documentación de Arte Contemporáneo

Los días 22 y 23 de octubre se celebraron el Vitoria los IV Encuentros de Centros de Documentación de Arte Contemporáneo, que cada dos años organiza la biblioteca de ARTIUM —el Centro Museo Vasco de Arte Contemporáneo— con la asistencia de profesionales de bibliotecas y centros de documentación especializados en esa temática procedentes de toda España.
Contaron las experiencias de sus centros los representantes de la Fundación Sancho el Sabio, el Archivo del Museo Nacional de Arte de Cataluña, la Biblioteca-Centro de Documentación del MUSAC, el Centro de Estudios y Documentación del MACBA y la Fundación Emilio Botín, así como de la propia biblioteca del centro organizador. El subtítulo de los Encuentros, Gestión de contenidos y tecnologías de la web social aplicadas a los servicios documentales, llevaba a pensar que la web social tendría un peso importante en la temática de las comunicaciones, y así fue: no sólo en aquellas centradas expresamente en este tema (las de Dídac Margaix, José Antonio Merlo Vega y Natalia Arroyo), sino también en algunas de las experiencias anteriormente citadas, como las del MUSAC y la biblioteca de ARTIUM, que utilizan servicios como YouTube, delicious, Facebook, Flickr o Twitter para difundir sus actividades y comunicarse con sus usuarios. También participaron Jesús Tramullas, quien contó las bondades del software libre, y Ciro Llueca, cuya disertación versó sobre el estado del proyecto PADICAT, cuyo objetivo es la creación de un archivo de páginas web en Cataluña.
Toda la documentación de estos Encuentros, tanto los textos de las comunicaciones como las presentaciones, está disponible a través de la web en el sitio de ARTIUM y en SlideShare respectivamente.