Nuevos datos de uso de las redes sociales

[Biblioblog] La empresa Ocio Networks ha presentado (he aquí la presentación en Power Point) los resultados de una encuesta realizada el pasado mes de septiembre a 2.075 internautas a través de los 38 blogs de su red. A priori esta metodología podría conllevar importantes sesgos, pues se trata de un sector muy concreto de los internautas —los lectores de blogs—, que podrían presumirse más relacionados con las redes sociales que otros grupos. A falta de más datos metodológicos (por ejemplo acerca de cómo se entiende el término “internautas”) y de estudios que ofrezcan datos tan detallados, y con cierta precaución a la hora de extrapolar conclusiones (sería mejor hablar no de españoles, sino de encuestados), la información que arroja no deja de darnos algunas pistas. Algunos de esos datos ya los conocíamos, aunque no disponíamos de información tan actualizada, y otros son realmente interesantes, especialmente los que relacionan el uso de redes sociales con el consumo de otros medios de comunicación.

  • El sitio de redes sociales más empleado por los encuestados es Facebook, con un 61,3% de internautas. Le sigue Tuenti, con un 22,4%. La red social Twitter se sitúa en un ámbito minoritario, con el 13,5% de internautas inscritos. Como señala Alejandro Suárez en su blog, resulta sorprendente que Twitter, prácticamente desconocido hace poco, se haya situado muy por encima de redes profesionales como LinkedIn y Xing y tan cercana a MySpace.
  • La tendencia de uso de una sola red social es la más extendida (38,4% de los internautas), mientras que el 24% no emplea ninguna.
  • En definitiva, se puede decir que el 75,4% de los encuenstados está en alguna red social. Ese dato es mayor en las islas Baleares (90%) y Cantabria y menor en La Rioja (64,7%) y Extremadura (63,9%).
  • También se perfilan datos de uso de diferentes redes sociales por edades. Así, el perfil mayoritario de Tuenti está entre los 16 y los 30 años (70,8%), mientras que el de Facebook es mayor entre los 21 y los 30 años (40,1%), pero se extiende entre los menores y los mayores de las franjas contiguas (de 16 a 20 años y hasta los 40) con un total del 82,7%. La mitad de los usuarios de Twitter está entre los 21 y los 30.
  • La mitad de los encuestados señala que el uso de Internet ha reducido su lectura de prensa en papel, y el 68,5% ha visto mermado el tiempo que dedica a la televisión.
  • En lo que se muestra mayor acuerdo es en la disposición a pagar por contenidos e información en Internet: sólo el 13% estaría dispuesto. Esa proporción aumenta entre los mayores de 50 años.
  • El 22,76% de los usuarios de Facebook, Tuenti y Twitter se conecta a través de dispositivos móviles, un poquito más en el caso de Twitter.

En mi lista de deseos sigue estando una serie de datos que relacione la lectura y la asistencia a bibliotecas con el uso de redes sociales, lo que nos sería de gran utilidad para conocer mejor a nuestros usuarios y orientar así los servicios basados en la web social en bibliotecas.

Facebook incorpora la @ de Twitter

[Biblioblog] Las cosas que funcionan se copian. Uno de los mejores servicios de la web social es Twitter, cuyas novedades han sido exportadas por otros: la sencilla idea de responder a la pregunta «¿qué estás haciendo?» con 140 caracteres ha sido incorporado por los sitios de redes sociales y otros servicios hasta convertirse en un clásico cotidiano Otra de las estupendas ideas de Twitter es el sistema para hacer referencia a otras personas en los mensajes: con un sólo símbolo delante del nombre de usuario (por ejemplo, @ferjur), el sistema interpreta que ese mensaje va dirigido a una persona en concreto. Ese símbolo ha sido asumido por los usuarios, que lo emplean en cualquier lugar, desde Facebook hasta SMS, incluso lo he visto en la prensa escrita, y lo han convertido en un símbolo de la cultura digital; en definitiva, un breve sustituto del «Estimado señor».

Ante la popularidad de la @, Facebook ha incorporado esa misma idea a las notas que escribimos en nuestro muro. Así, cuando escribimos @ seguido del nombre de alguno de nuestros contactos, automáticamente se le envía esa nota a su muro, de manera que ya no tenemos por qué ir al muro de alguien para escribirle. Ideas sencillas que simplifican las cosas.


La adolescencia de Google Reader

[Biblioblog] Desde hace un tiempo vengo observando cómo mi agregador, Google Reader, ha ido incorporando nuevas características. Es lo que tienen los servicios de la web social, que con la excusa de estar en perpetuo estado beta se parecen a los hijos: poco a poco van cambiando y cuando quieres darte cuenta, la criatura se ha hecho mayor y de lo que fue antaño sólo queda la esencia. Así, si hace unos Google Reader era eminentemente un agregador que nos permitía leer contenidos sindicados, ahora es mucho más: se ha convertido también en un instrumento para la publicación, ya que, con sólo un clic, podemos añadir nuestras lecturas favoritas a una página propia. En esa página, que lleva siempre por título “Las lecturas de Fulanito” (todo apunta a que posiblemente en el futuro podamos personalizar en mayor medida esa página) y que se genera automáticamente, podemos también agregar textos de la misma manera que lo hacemos en Twitter o el muro de Facebook.

Además de la publicación se ha introducido un componente social, ya que incluye una red social de “seguidores” y “seguidos”, al estilo de Twitter, con quien compartir mis lecturas. La parte democrática viene de la posibilidad de marcar con un “me gusta”, una suerte de voto al estilo Facebook.

readerPero si cambiamos el idioma al inglés en nuestras preferencias veremos aún más novedades —algunas las describen en el blog de Google Reader— que no han sido incorporadas a la versión española: un directorio de feeds, un buscador de personas en Google Reader y de canales de sindicación, el seguimiento de términos en servicios como Twitter, eBay, Google Blog Search y Google News, recomendaciones de otros feeds que nos puedan interesar y que se generan en función de nuestros intereses (¡como Amazon!), y un listado de los feeds de las personas a las que seguimos. En la opción de preferencias encontraremos, sólo en esa misma versión en inglés, una nueva pestaña con el título “send to” que permite transferir los contenidos compartidos que señalemos individualmente a otros medios sociales (Twitter, Facebook y Delicious entre otros).

Todas esas características van en una misma dirección: dotar de un valor añadido a una herramienta, el agregador, que nunca ha llegado a alcanzar la popularidad de Twitter o Facebook, a pesar de su popularidad. Así, Google Reader parece estar emulando el éxito de estos últimos al haber conseguido atraer la conversación de los blogs, tal y como afirmaba Jesús Encinar recientemente (vía Javier Leiva en IWETEL) y hemos constatado en este mismo blog durante el verano: la mayor parte de los comentarios sobre las publicaciones de Biblioblog 3ª edición están en Facebook, fenómeno digno de estudiar.
Por otro lado, se observa el fenómeno que en una ocasión comentó mi vecino Dídac Margáix: cómo cada vez las diferentes herramientas de la web social tienden a parecerse cada vez más, puesto que incorporan elementos introducidas por otras. Se trata de un proceso de homogeneización de los servicios, que van incorporando características que a otros les han sido útiles.

Estado de los medios de la web social en 2009

[Biblioblog] El pasado mes de julio se publicó la cuarta oleada del informe anual de Universal McCann, Social Media Tracker, serie iniciada en 2006, que analiza el estado y la evolución de los llamados social media o medios de la web social. A pesar del aumento en el número de países analizados en esta edición (que han pasado de 11 en el primer informe a 38 en el último, estando España presente en las cuatro ocasiones), y por lo tanto del número de encuestados (casi 23.000 usuarios activos de Internet entre 16 y 54 años, que constituyen la base del estudio), en esta edición se han visto reducidos significativamente los contenidos públicos gratuitos —parece ser que el acceso al resto es de pago— y por lo tanto su valía para el gran público. Sin embargo, las principales conclusiones que arroja esta cuarta oleada nos ofrecen una interesante visión a nivel global de la evolución de la web 2.0.



Veamos algunos de los puntos más interesantes:

  1. El número de usuarios activos de Internet a nivel mundial se estima en 625 millones. Esto significa que uno de cada trece humanos son usuarios activos de Internet. En España esta cifra la sitúan en 8,5 millones de habitantes.
  2. Las redes sociales continúan creciendo, y los internautas cada vez pasan más tiempo en ellas. Sin embargo, en la parte pública del estudio sólo se muestran datos de pertenencia a redes sociales (que en nuestro país ha ascendido en el último año en 13,6 puntos porcentuales con respecto al pasado año), pero no otros que sustenten esta última afirmación.
  3. La blogosfera ha alcanzado su saturación en términos numéricos, con un 71% de lectores de blogs, lo que les convierte sin duda en el medio más popular en la web. El porcentaje de blogueros se sitúa en un 40%. Las plataformas de los medios sociales con cada vez son más multimedia, puesto que ha crecido las descargas de fotos, vídeos, música y widgets. Se observa una alta penetración de la subida y visualización de vídeos en sitios como YouTube y otros similares: en nuestro país el 32% de los usuarios activos de Internet han subido algún vídeo.
  4. Los medios sociales se están haciendo móviles: el 17% de los usuarios activos en todo el mundo acceden a Internet en situaciones de movilidad además de en casa, el trabajo o su lugar de estudios.


La fuerza de la #biblioteca II

[Biblioblog] No soy muy ducho en esto de las definiciones (para eso están el Merlo y Natalia) pero creo que me defiendo poniendo ejemplos: si tuviese que explicar que es la web social hablaría de #biblioteca.

Una reflexión en un blog moviliza las neuronas de diferentes personas que analizan el mensaje; varias expresan lo que sienten en diferentes medios escritos (twitter, FB, Iwetel…) y tres deciden actuar. Es un movimiento espontáneo, impulsivo, horizontal…; la voluntad de actuar se impone a otra serie de consideraciones y facilita una toma flexible de decisiones: fecha de actuación, objetivo, mensaje a difundir. Y de repente cientos de personas se coordinan para decir cada una a su modo: nos gustan los libros, la lectura y las bibliotecas.

Ahora viene el análisis de los participantes, número de tuiteos, idoneidad de la fecha, difusión previa de la actividad, incidencia de estos factores en el éxito/fracaso de la empresa. En esto de los análisis podemos aplicar lo del primer párrafo (para eso están mis vecinos de blog) pero me voy  a aventurar a hacer el mío:

– Hay cosas/actividades que se hacen en caliente o no se hacen: a pesar de que el apunte de Natalia dejaba bien claro cuál era el «precio» teórico de obtener un «tópico» dejar reposar su estímulo hubiese supuesto la desaparición del mismo. ¿Porqué no intentarlo? Hoy leía en twitter que hay que probar y experiementar sin tener el éxito garantizado algo, que apuntillaban, no está al alcance de las instituciones tradicionales…pero sí de las personas que trabajamos en esas instituciones tal y como demostró #biblioteca.

– La fecha no era la idónea…para España, pero ya va siendo hora de pensar en global. Uno de los tres animosos (@cadaunante) tiene una percepción de «agosto» diferente a la de los otros dos; si queríamos implicar a la comunidad castellanoparlante, hispana o como se denomine teníamos que obviar el factor geográfico. Eso sí, éramos conscientes de que perder España para la causa restaba muchas posibilidades pero intentar consensuar una fecha válida para todos hubiese sido complicado.

– Difusión: Se podrá alegar que no hemos hecho una campaña fuera del ámbito bibliotecario pero desde luego el marqueting viral ha funcionado. La difusión potente la estamos reservando para la próxima 🙂

El movimiento se demuestra andando y #biblioteca nos ha enseñado que podemos caminar juntos. Conseguir el ansiado «tópico» está a nuestro alcance; de momento hemos empezado rompiendo moldes. Muschas garcias a todos

La fuerza de la #biblioteca

[Biblioblog] Lo de ayer fue algo sorprendente: durante todo el día cientos de personas de habla hispana estuvimos tuiteando la etiqueta #biblioteca junto con nuestras lecturas favoritas, siguiendo la convocatoria en el blog de Enzo Abbagliati, gestada por tres grandes agitadores: el propio Enzo, mi compañero Fernando Juárez y Jordi Serrano, con la excusa de conseguir llegar a ser uno de los temas mejor posicionados en la lista de trending topics de Twitter. No lo conseguimos, pero sí muchas otras cosas de las que no sabíamos que éramos capaces:

  1. Hacer que todos los “medios bibliotecarios” hablaran de la experiencia. La bibliogsfera era un hervidero (Lara Rey recogió algunos), y junto con Facebook e IWETEL sirvió de catalizador para difundir el evento, lo cual demuestra su buena salud.
  2. Reunir a tantas personas (esta mañana, tras el merecido descanso de los colegas del otro lado del Atlántico éramos un total de 657 los que habíamos participado.
  3. Ser la etiqueta más popular en lengua española. El pico más alto que pude registrar en Twirus fue de una frecuencia de 0,3236% a las 12 de la noche de ayer (hora española), mientras que la siguiente en español a esa hora era #FreeMediaVe, con un 0,1097%
  4. Un total de 4.772 tuiteos (4.600 en el último día) con la etiqueta #biblioteca, según las estadisticas de What the hashtag!?

#biblioteca¿Por qué no lo conseguimos? Apelando a mis orígenes bibliométricos, como diría mi vecina Catuxa, para que os hagáis una idea: el primer tema mejor posicionado en Twitter a las 12 de la noche de ayer era #musicmonday, con un total de 18.132 tuiteos en el último día y un total de 12.480 de contribuidores, lo que supone casi cuatro veces más que nuestras contribuciones y unas 19 veces más de personas interviniendo. El segundo fue #Whattwitterdidforme, con 6.662 tuiteos y 4.684 personas contribuyendo. La diferencia en este segundo caso no es tan abismal, pero sí es necesario reseñar que el número de personas es bastante mayor, lo que viene a reafirmar una de las conclusiones de Buzzgain, tal y como fue recogida en este blog anteriormente: la respuesta a la pregunta del millón de dólares, “¿cuántos tweets son necesarios para convertirse en tendencia?”, depende de dos factores principales, el numero de personas twitteando en un momento dado el mismo término (más que tema) y la hora del día (ya que son más quienes se conectan en horario diurno y laboral que quienes lo hacen por la noche y en sus horas libres) y de otros secundarios (como el número de followers de la gente conectada, la naturaleza del tema y la localización geográfica).

Sin duda el verano nos ha hecho perder a algunos de los grandes tuiteros (eché especialmente de menos a @iulius, compañero del día a día) y quizás hubiera sido positivo realizar una difusión previa entre los medios de comunicación y personas de otros ámbitos, como recogía María José Sola en su blog.
Sin embargo, y a pesar de no haber alcanzado la meta, creo que esta experiencia nos puede hacer reflexionar sobre la fuerza de las bibliotecas y de sus bibliotecarios cuando cooperamos, sobre la gran vocación de sus profesionales y el amor por su trabajo (¿quién sin un ápice de motivación se hubiera tirado todo un día del mes de agosto tuiteando la etiqueta #biblioteca). Personalmente me siento especialmente feliz por haber cumplido un viejo sueño de la infancia: vivir en un mundo en el que a la gente le gustara leer.

Aprender a «repensar» la #biblioteca: algo más que una cuestión de métrica

[Biblioblog]  Esto de tener vecinos con grandes dotes de análisis es una gran ventaja. La reflexión de Natalia sobre los twits necesarios para crear un tópico es, desde un punto de vista teórico, un gran ejercicio de análisis. Y ,visto lo que ha desencadenado, un estímulo capaz de movilizar a medio mundo.


Sin embargo hay un punto de su análisis que no me convence: su comentario se cerraba con una afirmación que (en mi opinión) rebatía todo lo que las redes sociales nos enseñan. Natalia afirmaba «Me temo que, según estos cálculos, todas las bibliotecas, bibliotecarios y documentalistas en Twitter no seríamos capaces de conseguir posicionar un trending topic » . Probablemente la razón y la métrica sustenten su afirmación pero me gustaría creer que hay situaciones que trascienden la lógica y las reglas de lo estadístico. Situaciones que han permitido a las bibliotecas y a sus profesionales llevar adelante proyectos que ni por presupuestos ni por recursos hubiesen podido acometer y que sin embago hoy son una realidad.


Y no debo ser el único porque un grupo de bibliotecari@s tuiter@s nos hemos propuesto  lograr posicionar (o intentar posicionar, mejor dicho) el hashtag #biblioteca entre los trending topics del día lunes 10 de agosto.

Desconozco si conseguiremos «cazar» un pantallazo de twitter con #biblioteca…que queréis que os diga, es algo secundario; en este momento ver ilusionada a muchas personas con la única idea de fomentar la lectura y las biblotecas es ya un logro; y de paso acometemos un proyecto/experimento que nos ayuda a repensar la cooperación bibliotecaria en el nuevo entorno tecnológico, experimento/diversión que hará más llevadero el letargo veraniego de este lado del atlántico y calentará el invierno del otro; desafío tecnológico para hacer de otra forma lo que llevamos haciendo las bibliotecas toda la vida: fomentar el libro y la lectura.


Así que si algún twitero se anima os proponemos hacerlo desde las 16:00 (hora española), las 11 am en Argentina, las 10 en Chile y creo que las 8 en México. Y como dice Cadaunante «Yo tuitearé a esa hora, pero lo estaré haciendo todo el día.»

Y para empezar mi primer mensaje La #biblioteca pública es tu amiga. Acércate a la más cercana»

¿Cuántos tweets hacen falta para convertirse en «trending topic»?

trending_topicsDesde hace tiempo vemos en la columna derecha de nuestras páginas de Twitter sus trending topics (algo así como temas-tendencia), que son los temas de los que más hablan los usuarios de Twitter y que se han convertido en un indicador para conocer los temas que preocupan, en un momento dado, a los usuarios de este servicio de microblogging. Las elecciones en Irán (#iranelection) han estado durante un buen tiempo en esta lista, y Apple y Bill Clinton son dos de los temas que aparecen hoy. Todos ellos son temas de interés global (Twitter no ha desarrollado aún versiones locales, como otros servicios de la web social), y por lo tanto es verosímil que lleguen a convertirse en trending topics, pero ¿por qué aparecen hoy en la lista «Teens Don’t Tweet» (los adolescentes no twittean) o #iwillneverforget (nunca olvidaré)? ¿cómo ha llegado esa cadena de caracteres nada casual a convertirse en un trending topic? Por supuesto, no pude evitar twittear la pregunta, y en unos minutos @didacm me respondió con otra pregunta que nunca me había planteado: ¿hacen falta tweets o búsquedas? ¡Ummm, buena pregunra!

Pues bien, después de varias búsquedas he logrado averiguar algunos cálculos que hacen los que saben de ésto. Parece ser que, según un estudio realizado durante una semana en Buzzgain ha concluido que:

  1. La media de tweets diarios es de 1,9 millones.
  2. La media de usuarios únicos diarios de Twitter en línea es de unos 631.737.
  3. La media de usuarios únicos de Twitter en línea a la hora es de unos 48.233.
  4. La media de tweets únicos a la hora es de 83.393, mientras que la media de tweets por minuto es de unos 1.350.
  5. El número de trending topics al día es de unos 8.900 (medicion realizada en un único día). Así, un trending topic tiene una vida de 11 minutos, aunque muchos no llegan a los 5 minutos.

Buzzgain continúa así el razonamiento: si la respuesta a la pregunta del millón de dólares, «¿cuántos tweets son necesarios para convertirse en tendencia?», depende de dos factores principales, el numero de personas twitteando en un momento dado el mismo término (más que tema) y la hora del día (ya que son más quienes se conectan en horario diurno y laboral que quienes lo hacen por la noche y en sus horas libres) y de otros secundarios (como el número de followers de la gente conectada, la naturaleza del tema y la localización geográfica), por lo tanto la respuesta, en el horario estándar de la zona del Pacífico (8 horas menos que en el meridiano de Greenwich), sería:

  • Entre las 12 de la noche y las 6 de la mañana (en España seríade 4 de la tarde a 10 de la noche ), serían necesarios aproximadamente 1.200 tweets y unos 500 usuarios.
  • Entre las 6 de la mañana y las 12 del mediodía (de 10 de la noche a 4 de la madrugada en la península), unos 1.700 tweets y 733 usuarios.
  • Entre las 12 y las 6 de la tarde (de 4 de la madrugada a 10 de la mañana para nosotros), 1500 tweets y 812 users (a esta hora hay mas gente, aunque se twittea menos).
  • Entre las 6 de la tarde y las 12 de la noche (nuestras 10 de la mañana a 4 de la tarde), 1.900 tweets y 922 usuarios conectados.

Por lo tanto, podemos deducir que el horario más costoso para posicionar un trending topic en España es de 10 de la noche a 4 de la tarde, mientras que si lo intentamos durante las 6 horas siguientes nos resultará mucho más fácil. Me temo que, según estos cálculos, todas las bibliotecas, bibliotecarios y documentalistas en Twitter no seríamos capaces de conseguir posicionar un trending topic (recientemente, gracias a un mensaje de Javier Leiva en su blog Catorze, he hecho un recuento y entre mis contactos sólo hay 19 bibliotecas activas, tanto públicas como universitarias, aunque el número de profesionales ascendería a muchos más). Sin embargo, quizás para una gran empresa no sería difícil posicionar sus productos en este servicio empleado por tanta gente en todo el mundo.

Consejos para gestionar nuestra presencia en las redes sociales

Los que usamos varios de los servicios de la web social hemos experiementado en alguna ocasión —cuando no continuamente— síntomas como pérdidas de memoria (especialmente a la hora de recordar nombres de usuario y contraseñas) y de información (¿dónde había leído yo tal o cual cosa?), mareos (al ver que los ítems sin leer en nuestro agregador superan el centenar y que las actualizaciones de nuestros contactos en Facebook y Twitter se multiplican por momentos sin que hayamos tenido tiempo de leerlos) y episodios de ansiedad (¡dios mío, no puedo estar al día con esa cantidad de nuevos servicios y los cambios en los antiguos!). Todo ello produce una sensación de fatiga generalizada a la que se conoce como fatiga de redes sociales.

tipsCon el fin de mitigar todos esos síntomas y mejorar el aprovechamiento de estos servicios, en el blog makeuseof.com han publicado una lista de 20 consejos para definir y gestionar tus redes sociales (20 Tips to Define And Manage Your Social Networks) en dos partes, part 1 y part 2. Algunos de ellos no son nuevos para nosotros, Nieves González ya nos los había desvelado, pero me quedo con la gran cantidad de recursos que el autor descubre (sólo por ello merece consultar la fuente original) y con los siguientes puntos resumidos, reagrupados y en ocasiones reinterpretados:

  1. Visualiza tu mapa social: si lo dibujas tendrás más claros los flujos de información y cómo aprovecharlos mejor.
  2. Define cuál será tu audiencia: ¿a quién va dirigido mi blog? y mi cuenta en Twitter, Facebook, mis vídeos y fotos…
  3. Emplea un gestor de contraseñas para no olvidarlas.
  4. Separa las fotos privadas de las publicas… Y en este punto añadiría cualquier otro tipo de contenidos, ¿por qué no también comentarios, vídeos, enlaces, etc.?
  5. Usa un avatar (foto de perfil) y un nombre de usuario únicos para afianzar tu identidad digital.
  6. Emplea la navegación social: Flock y algunas de las extensiones de Firefox nos facilitan el acceso a todos estos servicios.
  7. Haz un seguimiento de los comentarios que dejes mediante servicios como BackType.
  8. Un indispensable: el agregador. Aprovecha las posibilidades de la sindicación de contenidos para gestionar la información y remezclarla.
  9. Mezcla tus medios sociales.
  10. Actualiza tus sitios desde el móvil.
  11. Usa paneles (como TweetDeck o HelloTXT) para actualizar simultáneamente tu estado de las redes sociales… o, en su defecto, emplea aplicaciones que lo hagan.
  12. Gestiona tu reputación… ¡si ya nos lo decía Javier Leiva en la última comunidad de prácticas de SEDIC!

Crece el empleo de los servicios de la web social

Universal McCann acaba de publicar la tercera “oleada” (correspondiente a marzo de 2008) de sus informes anuales sobre el impacto mundial de los servicios de la web social, en los que se mide el uso que los internautas activos (aquellos que emplean internet casi a diario) hacen de algunos de estos servicios, sus actitudes e intereses. En este último informe se amplía el estudio a 29 países, entre los que también se encuentra España, y se comparan los resultados con los dos informes anteriores, correspondientes a septiembre de 2006 y junio de 2007, lo que permite obtener interesantes datos evolutivos.
Entre las conclusiones más significativas está el importante crecimiento a nivel global que estos servicios han experimentado en los últimos tres años, que parecen ser los de su popularización, y la confirmación de un menor uso de la participación y creación de contenidos frente a la consulta, confirmándose así el predominio de una actitud pasiva. Los blogs se han consolidado como un importante medio en la web, con una mayor participación.
En nuestro país las actividades más populares son la consulta de vídeos (el 86,6% de los internautas declara hacerlo, mientras que menos de la mitad, el 30,8% los sube) y de blogs (77,8%, frente al 41,4% que declara haber comenzado uno). Otras actividades evaluadas son la descarga de podcasts (51%), la subida de fotos a sitios para compartirlas (46%), la pertenencia a una red social (44,6%, una de las actividades que más crece en los últimos años) y la suscripción a canales RSS (33,6%). Resulta paradójico que, en un país en el que los blogs son más populares que en la mayoría del resto, la proporción de suscripciones a canales de sindicación sea tan baja.
Si cada vez son más los internautas que emplean estos servicios, ¿por qué no hacer uso de ellos desde nuestras bibliotecas para crear nuestra propia identidad digital y ofrecer a nuestros usuarios la posibilidad de interactuar con nosotros a través de ellos?