Agosto en la #biblioteca






La importancia del usuario

La importancia del usuario

Agosto en la biblioteca. Hoy estaré más solo que de costumbre. Tengo bajo mi responsabilidad todo el edificio en el que se encuentra la biblioteca. Enciendo las luces, pongo en marcha los ordenadores y me dispongo a dejar pasar las horas. A diferencia de otros lugares de costa donde el verano es temporada alta aquí no hay mucho usuario: un par de estudiantes/opositores en busca de tranquilidad y alguna persona demandando ese best-seller veraniego que a estas alturas deberá intentar conseguir en septiembre. Miro el cielo; encapotado, txiri-miri…a partir de las 11 vendrán padres con niños pequeños para hacer un poco de tiempo hasta el “vermú”. El teléfono está en silencio. Perfecto. La red se abre y me invita a navegar, falta poco para #biblioteca


Oigo la puerta. A. tendrá veinte años; en media hora tiene una entrevista y necesita actualizar su curriculum;  “solo es quitar esto y poner esto otro” comenta mientras esgrime unos papeles; le ofrezco el ordenador y la impresora; me mira y comprendo…no me apetece dejar lo que estoy haciendo, no tengo porqué escribir el cv de nadie pero no puedo evitar ponerme en su lugar, su mirada podría haber sido la mía. Mientras escaneo, reformateo y actualizo el texto hablamos sobre la crisis, la soledad en tierra extraña…

Me dispongo a ir al café cuando entran. La mujer se va de las mismas, el joven se dirige al ordenador y M. (unos cuatro años) decide darme conversación para esquivar el aburrimiento; su madre tenía que ir al médico y le ha dejado con su tío (enfrascado, por lo que veo, en el “tuenteo”); aunque se me acaba de esfumar el café procuro ser amable; tiene que ser duro que te dejen aparcado en una biblioteca…

Agosto en la biblioteca. Creí que iba a estar más solo que de costumbre…





Bibliotecas de calle

Acercar la biblioteca a los barrios más desfavorecidos por medio de una biblioteca móvil y ayudar a descubrir el placer de los libros a un conjunto de niños es una iniciativa del Movimiento Cuarto Mundo, formada por un equipo de voluntarios. Con dos frentes de actuación, los niños y los padres, la atención principal se dirige a los niños. Mediante la unión de la biblioteca de calle y las clases escolares de apoyo se pretende mejorar sus condiciones de salud, situación familiar, asistencia a clase y relaciones con los compañeros. A los padres se les ayuda a resolver las tareas cotidianas, como el acceso a la sanidad pública, a la educación o a llevar a cabo gestiones administrativas. Existen futuros proyectos para jóvenes y adolescentes en materia de actividades de tiempo libre, formación laboral o educación sexual.