¿Por qué la administración necesita préstamo electrónico en las bibliotecas?

IMG_20140613_092231Parece que la desmaterialización del libro obliga a tomar decisiones peliagudas. Desde hace años vengo participando en diferentes foros que intentaban analizar el impacto de los libros electrónicos en los hábitos de lectura, en las bibliotecas y en los mercados; en cada foro se reproducía una dinámica de bloques conformados según la posición de cada cual respecto a la cadena del libro (el bloque de los productores, el bloque de los facilitadores custodios) y entre ambos, una administración que pudiendo con sus decisiones regular la dinámica decidía no mover ficha.

La inacción, el dejar que las cosas se autocorrijan y autorregulen, además de dejar insatisfechos a todos los sectores del tradicional “universo libro”, está llevando los impuestos a, pongamos, Luxemburgo y eso enciende ya todas las alarmas. El problema no es tanto el desplome de la industria tradicional (ley de vida, nada nuevo bajo el mercado) como el que la nueva que retoma el negocio no cotice donde debe.

Reconducir la situación obliga a discernir si un libro es industria, si es cultura, si es industria y cultura al 50%, o más industria que cultura o viceversa….vaya rollo, con lo bien organizado que lo teníamos con el papel. Ser consciente de que no vas a dejar a nadie contento y sopesar con quién te importa enemistarte más o menos es el reto de la lectura en digital al que se enfrentan nuestros administradores. Mientras los editores piden que se vele por el negocio las bibliotecas reclaman un capote para poder seguir ofreciendo lecturas a la ciudadanía…como si ambas cuestiones fuesen incompatibles.

Recientemente se ha hecho público el convenio de colaboración entre el Gobierno Vasco y los editores de Euskadi. La iniciativa tiene cuatro objetivos fundamentales: ayudar al sector editorial en el impulso de la edición digital, garantizar una oferta de contenido digital en euskera , fomentar la lectura entre los jóvenes, (aprovechando la penetración de las nuevas tecnologías y el uso de los dispositivos entre las personas mayores de 12 años) y luchar contra la piratería.

De los dos aspectos (que es un vehículo de difusión cultural defendido desde las bibliotecas; que es el protagonista de una industria que necesita ser protegida esgrimido por la industria editorial. ¿cuál ha pesado más para la administración en este convenio? Salomón nunca lo ha tenido fácil 😉

Políticas culturales

ImagenA los colegas chilenos les han puesto a caldo porque en su intento de abrir el abanico y la pluralidad de la lectura han comprado (también) libros de “farándula” y autoayuda. Se les acusa de falta de política cultural…¡como para afirmar que lo mejor que le ha pasado a tu biblioteca en los últimos años han sido las 50 de Grey!…

Nunca ninguna campaña de promoción de la lectura creada con criterios de “política cultural” había conseguido ser tan viral ni conquistar espacios deseados pero inalcanzables para el libro y la lectura como lo ha hecho trilogía; andaba de boca en boca y de mano en mano en la mercería, la autoescuela, la clínica, el taller, la playa…e incluso en la biblioteca, donde  los no usuarios se acercaban a buscarlo. En mi cuadrilla, más dada al fútbol y a los cotilleos, le hicimos hueco al PLACER desencadenado por un libro mientras compartiamos vinos, cervezas y risas por las calles del puerto.

Sí, podríamos negar la mayor, ponernos dignos y no admitir folletines eróticopornográficos en la colección porque no dan la talla literaria mínima que se nos supone a los garantes de la cultura. En mi biblioteca, creo que acertadamente, decidimos incorporar el libro a la colección; entre otras cosas nos permitió maquillar las estadísticas de asistencia y préstamo que posibilitan sacar pecho a quien perfila presupuestos y políticas culturales. Eso sí, viendo lo ocurrido a nuestros colegas creo que obviaremos citar al más prestado…por si acaso.

Vacaciones y hábitos


qr_imgVacaciones. Buen momento para descansar, estar con la familia, leer y, si se puede, tomar distancia con nuestra actividad cotidiana.

Este verano he estado en dos destinos diferentes: una gran ciudad cosmopolita y un balneario alejado de grandes núcleos de población. En los hoteles aunque el cliente era diferente (por tipología y edad) observé una gran presencia de pantallas: mucho portátil y smartphone, pocos tablets. Al igual que en las bibliotecas el servicio de wifi abierto era muy demandado y probablemente uno de los pequeños detalles que pueden inclinar la balanza a la hora de decantarse por un hotel u otro al preparar el viaje; las piscinas y los salones eran los espacios preferidos para leer y el papel goza de buena salud (aparte del mío solo vi otro ebook).


Hablando de dispositivos, soportes, lecturas y hábitos: llevaba el teléfono que no utilizo para hablar, el ipad y un ebook con todo lo que quería leer; mi compañera prefiere el papel y optó por una novela (en edición de bolsillo) inicio de una trilogía bastante voluminosa. A mitad de estancia, entre piscina y tratamiento, leyó la novela. Deseaba seguir con la historia pero perdidos en la tranquilidad del balneario no había manera de encontrar una librería que tuviese la continuación de la trilogía…

Había wifi, tenía un dispositivo, y poseía unas posibilidades que la actual biblioteca no posee para descargarlo y ofrecérselo al lector. Al volver de vacaciones le ofrecí retomar la lectura en papel pero declinó amablemente porque la pantalla le pesa menos entre las manos y la cubierta del libro de la biblioteca estaba demasiado curtida 😉

Ya estoy de vuelta y parece que este otoño hablaremos sobre plataformas de agregación y distribución de contenidos digitales que nos permitan una fácil intermediación entre lector y lectura. No sé si por fin ese modelo de negocio despegará; me gustaría poder ofrecer desde la biblioteca acceso a lo que desean nuestros lectores pero si el mercado sigue terco la distribución de esos contenidos se nos escapará definitivamente; los usuarios tendrán sus dispositivos y sabrán cómo alimentarlos aunque probablemente necesiten ayuda para decidirse por un libro u otro. Y ese, y no otro, será nuestro tesoro: intermediar entre el lector y sus lectura no ofreciendo el contenido sino el deseo de leerlo.



Libros en Twitter

Javier Celaya nos propone esta tarde un nuevo reto a todos aquellos que trabajamos en el mundo del libro: conseguir una mayor visibilidad en las redes sociales, en este caso Twitter. ¿Por qué no hacer que los libros sean una opción más en la sección “A quién seguir”? Todos los días trabajamos en el fomento de la lectura, así que hoy no se me ocurre mejor forma de hacerlo que consiguiendo la visibilidad de los libros en Twitter, una plataforma que usan millones de personas a diartio. ¿Podremos conseguirlo entre todos?

Reproduzco a continuación sus palabras, tal y como aparecen en la web Dosdoce http://www.dosdoce.com/articulo/opinion/3621/libros-en-twitter/

En la página principal de Twitter se encuentra la sección “A quién seguir” que ofrece a sus usuarios una relación de cuentas relacionadas con el mundo del deporte, el cine, la moda, la música, el gobierno, los medios de comunicación, entre otros.

Este servicio de recomendación ayuda a los usuarios interesados en estos temas a descubrir cuentas relacionadas con sus aficiones. Desgraciadamente, Twitter no ofrece este servicio a los lectores de libros.

Creo que es una lástima que no exista una sección de recomendación de temas relacionados con el mundo del libro, ya que existe una amplia representación de autores como @perezreverte, @JuanGomezJurado, @zoevaldes, @FedericoMoccia, entre muchos otros; centenares de cuentas de editoriales como @megustaleer.com, @Gestion2000, @planetadelibros, @forcola, @Revistadelibros, @comunicacionsm, @Alfaguaraes; también muchas librerías, como @LibreriaCamara BERTRANDinfo, así como multitud de bibliotecas como @bibliotequescat, @bibmus, @lecturalab.

Por este motivo me atrevo a escribir esta carta en abierto a Laura I. Gómez @laura, responsable de la internacionalización de Twitter, para animarla a crear una sección de cuentas relacionadas con el mundo del libro.

El equipo de Dosdoce invita a todos los lectores y usuarios de Twitter a sumarse a esta campaña a favor de la creación de una sección de cuentas relacionadas con el mundo del libro, #LibrosenTwitter.


CARTA ABIERTA A LAURA I. GÓMEZ

En Internet, a 28 de febrero de 2011

Estimada Laura,

Soy Javier Celaya, usuario de Twitter desde principios de 2008 y socio fundador de Dosdoce.com, un observatorio web que analiza el uso de las nuevas tecnologías en el sector cultural.

No sabía de tu existencia hasta que tuve el placer de escucharte el pasado viernes en el I Congreso sobre Redes Sociales (#iRedes).

Desde hacía un tiempo quería preguntar a alguien de Twitter por qué no ofrecéis a los usuarios una relación de cuentas relacionadas con el mundo del libro. Tras escucharte en Burgos, y dado que Dosdoce.com y Twitter son empresas 2.0 que están abiertas a las sugerencias de sus usuarios, he decidido escribir este post (carta en abierto) para animaros a incluir el mundo del libro en vuestra sección Navega por Cuentas.

Creo que es una pena no estar representados en esta sección, puesto que existe una amplia representación de autores, librerías, editoriales, bibliotecas, etc. Además de esta activa comunidad de personas y entidades relacionadas con el mundo del libro, debéis tener en cuenta que probablemente la mayoría de los usuarios de Twitter son lectores habituales de todo tipo de libros (novelas, poesía, ensayos, etc.); en este sentido, el último barómetro de lectura de la Federación de Gremios de Editores de España señala que más del 60% de los españoles se considera lector habitual de libros.

A diario se publican miles de conversaciones en español alrededor de hashtags como #libros, #Novela, #literatura, #leer, #ebooks…

Espero que esta carta te anime a incluir en vuestra sección “A quién seguir” una relación de cuentas relacionadas con el mundo del libro en beneficio de todos los usuarios de Twitter.

Muchas gracias por tu atención. Un cordial saludo,

Javier Celaya
http://www.dosdoce.com
www.twitter.com/javiercelaya

 

Prensa digital y bibliotecas

prensa_digital[Biblioblog] Gracias a la amabilidad de Javier Guallar y Ernest Abadal y al servicio de correos acabo de leer una de las últimas publicaciones de la editorial asturiana Trea, Prensa digital y bibliotecas, de los propios Ernest Abadal y Javier Guallar. La obra, con prólogo de Javier Díaz Noci y epílogo de Lluis Codina, está dividida en tres grandes apartados. El primero de ellos recorre varios de los aspectos de la prensa digital, desde su definición hasta su evolución y características, con un amplio apartado dedicado a su descripción y prestando también atención a los aspectos más participativos que han ido incorporando en la prensa en los últimos años.

Son los apartados segundo y tercero los que la convierten en una obra de gran interés para los bibliotecarios. El segundo, titulado Fuentes de información sobre prensa digital, recopila recursos de prensa digital de varios tipos: acceso a cabeceras de prensa (directorio), búsqueda de información (incluidas bases de datos de prensa y hemerotecas), seguimiento de información y agregación de contenidos (manual, automatizada y social). En el tercero, finalmente, se explican las implicaciones y repercusiones del empleo de la prensa digital en las bibliotecas, con especial atención a las públicas. Así, se analizan los procesos de evaluación (con la propuesta de varios criterios de selección), adquisición, digitalización retrospectiva, preservación, análisis y recuperación de la información, difusión y formación de usuarios. Abadal y Guallar nos llevan a reflexionar, en definitiva, sobre el papel que puede tener la información de actualidad en los fondos y colecciones de las bibliotecas, invitan a la puesta en marcha de nuevos proyectos y nos ofrecen algunas pautas para llevarlos a la práctica.

Un libro para no perderse, al igual que las diapositivas de Guallar para la presentación de Prensa digital y bibliotecas, disponible en SlideShare.

Lectura en móviles

[Biblioblog. Hilario Hernández, FGSR] Con ocasión de la celebración del Día de la Lectura de Andalucía, que se celebra hoy 16 de diciembre (aniversario del nacimiento de Rafael Alberti), el Pacto Andaluz por el Libro y la Consejería de Cutura de Andalucía han puesto en marcha la Campaña “Lectura en móviles”, que constituye la primera campaña en España de fomento de la lectura a través de teléfonos móviles, especialmente orientada a jóvenes y adolescentes.

Básicamente consiste en la posibilidad de descargarse gratuitamente en el móvil cuentos, relatos o primeros capítulos de los libros aportados por las diferentes editoriales e instituciones que colaboran en esta campaña. Basta con acceder a la web del Pacto, <http://pactoandaluzporellibro.com/portal>, y seguir unos sencillos pasos, tal como se indican. La plataforma tecnológica de descargas de libros para móviles ha sido desarrollada por Digital Jokers y Dosdoce.

Por otra parte, en la misma web, en el apartado de Estudios e Informes, están publicados varios documentos, resultado de distintas investigaciones, de interés para cuantos trabajamos en bibliotecas públivcas y promoción de la lectura.

IX Premio Periodístico sobre Lectura

El 27 de noviembre ha tenido lugar el fallo del IX Premio Periodístico sobre Lectura convocado, como cada año, por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Este galardón fue creado por la Fundación con el objetivo de estimular trabajos de reflexión y creación sobre la experiencia y la importancia de la lectura y el desarrollo del hábito lector, premiando un artículo, aparecido en un diario o revista españoles, que cumpla dicho objetivo.
Constantino Bértolo, editor, ensayista y crítico literario, ha sido galardonado con el IX Premio Periodístico sobre lectura convocado por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, por su artículo titulado Razones para la lectura, publicado en el diario Público, el 30 de mayo de 2008. Los miembros del jurado han decidido premiar este artículo “por su reflexión sobre la lectura como un acto apasionado y contradictorio donde es posible lo que en la vida es imposible”.
Al igual que en ediciones anteriores, este IX Premio, dotado con 12.000 euros para el autor del artículo y una escultura de Alberto Corazón para el medio en el que se haya publicado, será entregado próximamente en el transcurso de una comida que se celebrará en el Hotel Palace y a la que asistirán destacadas personalidades del mundo de la cultura, la política, la economía y el periodismo.
Constantino Bértolo (Lugo, 1946). Editor, ensayista, crítico literario. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid, durante años ejerció como crítico literario en el diario El País y en diversos medios. Fue director de la editorial Debate desde 1990 hasta 2003 y actualmente desempeña la dirección literaria del sello editorial Caballo de Troya (Random House Mondadori).
El artículo puede leerse desde la web de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez.