Acerca de Natalia Arroyo

Bibliotecaria en la Universidad de Navarra. Miembro del Grupo ThinkEPI. Especialista en tecnología móvil y medios sociales en bibliotecas.

¿Cómo sería un mundo de antibibliotecas?

En el IFLA Trend Report 2017 Update Karl Schroeder introduce el concepto de antibiblioteca, una biblioteca donde toda la información es falsa y cuyo objetivo es confundir a la gente:

«La antibiblioteca contiene millones de textos, artículos y ensayos , todos aparentemente escritos por reputadodos autores históricos. Hay biografías de estos autores —todas fabricadas— e historias de sus disputas y duelos y de las escuelas de pensamiento que han crecido a su alrededor.»

Al leerlo he recordado la estupenda novela de Susanna Clarke Jonathan Strange y el señor Norrell, que está plagada de referencias a obras ficticias sobre magia y menciones a magos ilustres, también inventados. Sería un buen ejemplar para la antibiblioteca de ser considerada una novela histórica en lugar de la obra de ficción que es.

La antibiblioteca podría ser el comienzo de una historia de ciencia ficción o de una distopía, pero resulta evidente que es realmente una porción de la internet actual, en la que se publican y transmiten con facilidad noticias falsas y bulos al servicio de intereses concretos. Lo interesante de esta antibiblioteca es su fuerza para poner en valor a nuestras actuales bibliotecas y su función de preservación del conocimiento.

Ejercitemos un poco la imaginación: ¿cómo crees que sería un mundo de antibibliotecas?

Anuncios

La X Jornada de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes: diez años de tendencias en información y documentación

El 14 de diciembre se celebró en Madrid la X Jornada de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes, con el lema Diez años de tendencias en información y documentación (2008-2017), con el que se proponía repasar los temas de anteriores jornadas y reflexionar sobre la evolución de estas tendencias.

Dividido en cuatro mesas de debate, el formato de la conversación ha sido un acierto no solo por la agilidad del diálogo, que se hace mucho más ameno para todos, permite enfocar las ideas de forma más directa y fomenta la conversación, sino también por la calidad de las moderadoras y de los ponentes. Las intervenciones breves de participantes en anteriores ediciones a través de vídeos, el envío de preguntas en línea y la votación en directo han sido elementos que han roto la monotonía.

Participé en el primer debate junto con Alicia Sellés, y bajo el hilo conductor de Feli Campal, una maestra conduciendo la conversación. Alicia explicó cómo las bibliotecas pueden contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para la Agenda 2030, entre los cuales se encuentra el acceso a la información. También afirmó que el papel de las bibliotecas debe ir más allá de la cultura y estar en otros ámbitos y destacó la dimensión local y global de las bibliotecas.

Por mi parte, quise destacar la importancia de los medios sociales en la conexión entre los propios bibliotecarios y los retos a los que aún se enfrentan las bibliotecas respecto a los medios sociales, entre los que se encuentran la alfabetización informacional respecto a las noticias falsas y promover la interacción con el usuario. También defendí la existencia de la marca Biblioteca y la necesidad de plantear la presencia en medios sociales de la dentro de los planes estratégicos, con mucha más atención, porque está en juego la imagen de la biblioteca.

En el segundo debate Feli Campal condujo a Belén Llera y Julio Alonso Arévalo, que charlaron sobre el libro electrónico, la calidad de la lectura y las imposiciones de las editoriales en lo referente al libro digital, que no benefician a los usuarios de biblioteca. Fue el público quien se encargó de señalar la principal conclusión: se nos está haciendo largo el camino hacia el préstamo de libros electrónicos.

Belén Llera y Julio Alonso Arévalo

Después de soplar las velas de décimo aniversario y del café, Elisa García Morales tomó el relevo como moderadora y dio paso a Montserrat García-Alsina y Gema Bueno, que defendieron el valor de las competencias de los bibliotecarios en aspectos como el big data, a pesar de que tradicionalmente no nos gustan especialmente los datos, y la importancia del small data para las bibliotecas. García-Alsina trasladó a la audiencia la preocupación en el entorno académico por el descenso en el número de estudiantes de información y documentación y el cierre del grado en la UOC.

El último debate de la Jornada fue también el más polémico, como suele suceder cuando se tratan temas laborales, y el que más polémica y participación del público suscitó. Para José Luis Bueren los profesionales de las bibliotecas no dejamos competencias atrás, sino que vamos incorporando otras nuevas. Además, recordó que la innovación en bibliotecas no es solo una cuestión de tecnología. Paula Traver charló sobre el talento oculto de los profesionales que no tienen oportunidad de poner proyectos en marcha debido a unas estructuras internas que no valoran sus iniciativas. Para ella cada vez importan menos las titulaciones y más las necesidades que puedes resolver en el ámbito laboral. No se trata solo de desarrollar competencias, explicó, sino también aptitudes. Entre el público se mostró la preocupación por los programas de las titulaciones, la inserción en el mercado laboral de los nuevos titulados y la aparición de nuevos perfiles profesionales, como el de document controller.

Estas son solo algunas de las muchas ideas que se transmitieron, el resto quedarán recogidas en los vídeos que se publicarán próximamente. Un año más, la Jornada de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes se ha convertido en un espacio referente para los profesionales en cuanto al formato y los contenidos. Felicitaciones a Yolanda de la Iglesia y a todo su equipo por este décimo aniversario y por su gran trabajo, esperamos impacientes la siguiente edición.

Desmitificando las apps en bibliotecas: sí, pero diferentes al sitio web

Cuando pregunto a los bibliotecarios que asisten a mis cursos sobre dispositivos móviles qué creen que sería mejor para los usuarios de su biblioteca, una app o una adaptación de su sitio web, la mayoría no duda en apostar por las apps. Esto es solo una muestra del entusiasmo que las aplicaciones móviles han suscitado entre los profesionales, que queda también patente en las apps creadas por las bibliotecas.

Los datos de uso de BiblioUSAL, la primera app de una biblioteca en España, creada por la Biblioteca de la Universidad de Salamanca en diciembre de 2011, ha sido visitada seis veces menos que la versión del sitio web para dispositivos móviles, con contenidos prácticamente idénticos. Por el contrario, el uso de la app es más intensivo, pues en cada sesión se visitan más páginas y durante más tiempo, lo que nos lleva a pensar que las apps son más interesantes para los usuarios intensivos de la biblioteca cuando se trata de una versión con contenidos similares a los del sitio web. Esta es la principal conclusión del artículo Comparación de los datos de uso de la app y el sitio web móvil de una biblioteca universitaria, que se acaba de publicar en la revista El profesional de la información.

En este trabajo también se pone de manifiesto la importancia de la promoción de estas apps y los bajos índices de descarga que presentan esta y otras apps de bibliotecas universitarias, y que representa entre el 0,2% y el 17,3% cuando se pone en relación con el número de usuarios.

Por lo tanto, estos datos son un claro apoyo a favor de la web cuando se trata de adaptar los contenidos del sitio web de las bibliotecas para smartphones y tabletas. Además, nos llevan a reflexionar sobre cuál puede ser la utilidad de las apps y a pensar en qué condiciones podrían cobrar mayor interés para los usuarios. En esta línea se ha trabajado en una nueva versión de la app de la Universidad de Salamanca, BiblioUSAL 3.

#Biblioteca, segundo hashtag del día

Es hora de abrir el champán y celebrar que la ilusión por participar en el día de la #biblioteca en Twitter se mantiene por noveno año consecutivo. Porque, como todos ustedes habrán descubierto a estas alturas, situarse entre los trending topics es solo una excusa para pasar el día juntos y mantener la ilusión por nuestras bibliotecas.

Haciendo balance, la etiqueta #biblioteca se mantuvo ayer como trending topic en España durante más de catorce horas, según los datos de Trendinalia, lo que le sitúa como segunda etiqueta que más tiempo se ha mantenido como trending topic, solo superada por #FelizJueves, aunque solo por quince minutos. Si los comparamos con datos de años anteriores, sin duda son los mejores resultados hasta el momento.

Fuente: Trendinalia.

Los momentos de mayor intensidad, coincidiendo con los horarios laborales, han sido la mañana, especialmente a partir de las 10 h., y la tarde, entre las 16 y las 21 h. Incluso a primeras horas de la mañana del día 11 de agosto, #biblioteca sigue apareciendo entre los trending topics.

Fuente: Trendinalia.

La #biblioteca también ha sido tendencia en Chile, donde se ha situado en primer lugar, y Buenos Aires, según las imágenes que han enviado Enzo Abagliati @cadaunante y Eduardo Giordanino @egiordanino.

Tras nueve veranos en los que no se ha perdido la ilusión del primer momento, todo apunta a que el día de la #biblioteca en Twitter podría cumplir una década el próximo año con la misma ilusión del primer día. ¿Mantenemos el reto?

#biblioteca, novena edición

Los últimos veranos los bibliotecarios hispanohablantes hemos celebrado el día de la #biblioteca en Twitter, una acción colaborativa cuyo objetivo consiste en posicionar el hashtag #biblioteca entre los más populares.

Aunque este reto ha sido alcanzado los últimos años en algunos países, os invitamos a repetir el experimento el próximo 10 de agosto con el mismo espíritu: jugar, colaborar, y divertirnos. Y, de paso, hacer amigos y dar a nuestras bibliotecas más visibilidad durante los días de verano.

Las reglas del juego son muy sencillas: recuerda utilizar el hashtag #biblioteca, en singular, y utiliza servicios como HootsuiteTweetDeck para programar tus tuits si no puedes hacerlo en directo. Aunque puedes tuitear a lo largo de todo el día, las horas en las que concentraremos nuestros esfuerzos serán las siguientes:

    • 08:00 y 12:00 h. Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua.
    • 09:00 y 13:00 h. Colombia, Ecuador, México, Panamá, Perú.
    • 09:30 y 13:30 h. Venezuela.
    • 10:00 y 14:00 h. Cuba, Bolivia, Chile, Estados Unidos (Washington), Paraguay, Puerto Rico, República Dominicana.
    • 11:00 y 15:00 h. Argentina, Brasil, Uruguay.
    • 15:00 y 19:00 h. España (Canarias), Portugal.
    • 16:00 y 20:00 h. España (Península).

Encontrarás más información sobre esta iniciativa y las anteriores convocatorias: 2009 | 2010 | 2011 | 2012 | 2013 | 2014 | 2015 | 2016.

Fesabid 2017 (IV). Las redes acercan, los encuentros unen

Finalizamos la serie de posts sobre las XV Jornadas Españolas de Información y Documentación (FESABID 2017) con este cuarto resumen. Sé que quedarán muchas cosas en el tintero, así que estáis invitados a completar la historia, todas las aportaciones serán bienvenidas.

Pasapalabra bibliotecario

En este último Fesabid se ha aprovechado hasta la tarde del viernes, con un variado y ameno programa, que una tarde da mucho de sí. Comenzó con un pasapalabra temático en el que Pilar Sánchez Vicente, con la energía que le caracteriza, iba distribuyendo las palabras del rosco entre el público y los dos participantes, Verónica Juan-Quilis, directora de la Biblioteca Virtual del Sistema Sanitario Público de Andalucía, y Julio Alonso Arévalo, bibliotecario de la Universidad de Salamanca.

Salieron en el rosco palabras como alfabetización, digital, open access, ebooks, móvil, habilidad, jefe, Facebook, app, TQM, taxonomías, sinsentido, transmedia, Wikipedia o usuario y, al contrario que en el programa, los participantes las completaron con una definición muy personal. Alonso Arévalo destacó que todo bibliotecario debería tener la habilidad de tratar con las personas y recomendó Flipboard como app que todo bibliotecario debería tener. Juan-Quilis reconoció haber aprendido de la profesión la capacidad de adaptarse al medio, plasticidad, y contó que lo más original que ha visto en una biblioteca es a una bibliotecaria pintarse las uñas. Entre anécdotas, risas y algún chiste, se pasó la hora de la siesta.

Pasapalabra bibliotecario, con Verónica Juan-Quilis, Julio Alonso Arévalo y Pilar Sánchez Vicente.

Conocimiento conectado para comprender

Ferran Adrià fue el ponente encargado de cerrar las Jornadas. Durante su charla explicó la metodología Sapiens, cuyo objetivo es comprender una disciplina o área del conocimiento identificando conceptos o categorías y conectándolos entre sí. Se trata de Investigar diferentes aspectos relacionados con el objeto de estudio (léxicos, semánticos, conceptuales, históricos, geopolíticos, socioculturales, etc.) gracias a operaciones cognitivas (observar, contextualizar, conceptualizar, ordenar, etc.).

Según explicó Adrià, en los últimos años se ha dedicado a aplicar esta metodología en su área, la cocina, que tiene un carácter más profesional que académico, por lo que la investigación es prácticamente inexistente. Uno de los resultados de este proyecto que está llevando a cabo desde la Fundación El Bulli será la Bullipedia, una enciclopedia gastronómica que aún no ha visto la luz.

Una idea que me resultó especialmente interesante de este proyecto es el replanteamiento de todo lo que se conocía hasta ahora, incluso lo más básico, como puede ser la diferencia entre frutas y verduras, para construir el conocimiento desde el principio. ¿Imaginas qué pasaría si cuestionamos el status quo de nuestra profesión?

Ferran Adrià explicando la metodología Sapiens.

Cierre de las Jornadas

Tras la entrega de los premios a los mejores pósters y del premio Fesabid, Glòria Pérez Salmerón inició un merecido turno de agradecimientos a todos quienes han trabajado para hacer posibles estas Jornadas, desde el comité local al científico, pasando por la organización y las asociaciones que integran Fesabid. Me uno a los agradecimientos, porque sé que detrás de todo esto están muchas horas de trabajo y mucho esfuerzo e ilusión por que todo saliera tan bien. Desde luego, los pamploneses se han revelado como unos estupendos anfitriones y Fesabid ha mantenido tan alto el listón de las Jornadas como hasta ahora.

Como ya es tradición, se anunció que Barcelona será la sede de las siguientes Jornadas. Para finalizar, Alicia Sellés trasladó, a modo de conclusión, algunas frases que recogió entre los asistentes.

Clausura de las Jornadas.

El programa social

Aunque los contenidos no dejan de ser importantes, lo más valioso de cualquier encuentro profesional son los momentos que se comparten con los compañeros de otras bibliotecas y las conversaciones informales, que son las que realmente crean el tejido de cooperación que se palpa en esta profesión. El mundo digital ha demostrado que charlar cara a cara y tomarse unos zuritos juntos es algo insustituible. Estas conversaciones se vuelven más fáciles en una ciudad como Pamplona, donde todo está a un paso, y con un comité local como el pamplonés, que con el gran trabajo realizado lo ha hecho todo más cercano aún.

Visitas por la ciudad, pintxo-pote por el casco histórico para comenzar las Jornadas, visitas a la catedral, al Archivo Real y General de Navarra y al Museo Oteiza y una cena-cóctel que se alargó hasta las copas. Pero, eso es otra historia y, como alguien dijo, «lo que sucede en Fesabid se queda en Fesabid».

Posts de la serie

Fesabid 2017 (III). La transformación digital

Durante el 26 de mayo de 2017, segundo día de las Jornadas XV Jornadas Españolas de Información y Documentación (FESABID 2017), se trataron temas como la transformación digital, la narrativa digital y transmedia y los nuevos hábitos de consumo cultural, pero también se explicaron nuevas experiencias en bibliotecas y el Clúster Fesabid. Se resumen a continuación algunas de las ideas más importantes que recogí durante la primera parte de la Jornada.

El procesamiento de los datos, próximo reto digital

Mereció la pena madrugar para escuchar a Genís Roca, a pesar de que algunos nos acostamos más tarde de la cuenta tras la cena de las Jornadas. Roca comenzó exponiendo cómo ha ido evolucionando la web con la intención de describir cómo es actualmente y los cambios a los que nos enfrentaremos en los próximos años.

En una primera etapa (1995), la web era claramente corporativa, construida por empresas. En eso momento la preocupación estaba en la digitalización de los contenidos y en el acceso, en la brecha digital. La segunda etapa (2005) corresponde a la llamada Web 2.0 y la atención se trasladó a los internautas y a la conversación con ellos. En este momento la preocupación se centra en la gestión de la reputación y en la conversación, en el trato cercano con el usuario, explicó Roca. Recientemente se ha iniciado una tercera etapa (2015) donde la atención se centra en los datos y en la eficiencia de la gestión. En este momento la innovación está en el tratamiento rápido de los datos que se generan en tiempo real, capturados por sensores que se sitúan en los objetos, y podría implicar un profundo cambio en los modelos de negocio.

Esta etapa se caracteriza por los siguientes aspectos, en palabras de Roca:

  1. Internet of Things. El reto está en saber aplicar correctamente este concepto, porque en ocasiones surgen aplicaciones que no sirven para nada o resultan estúpidas. Por ello, una de las bromas del último Mobile Word Congress consistió en llamarla Internet of Stupid Things.
  2. Big Data. La novedad es la rapidez en capturar un dato, procesarlo y reaccionar, no la gran cantidad de datos, antes ya se estaban gestionando muchos datos. El énfasis debería estar en fast, no en big.
  3. Capturar datos. En lugar de capturar datos habrá que «merecer» datos, opina Roca, pedir a la gente los datos que genera y conseguir que los proporcione.
  4. Micro-segmentación. Con los algoritmos es posible lanzar mensajes personalizados y segmentar en muchos niveles.

La velocidad de los cambios se acelera y la capacidad de reacción debe ser cada vez más rápida. En este sentido, Roca nos dejó la siguiente frase a modo de conclusión y reflexión final: «¿Estás preparado para cambiar y ya no dejar de hacerlo a una velocidad razonable?».

Genes Roca explicando la evolución de la web.

Nuevas bibliotecas, nuevos retos

Moderada por Marc Garriga, en esta mesa se compartieron cuatros iniciativas en bibliotecas: el Wow Room de la IE Library, la Biblioteca de Tabakalera y los Library Living Lab de Sant Cugat.

Amanda Marcos, de la IE Library (IE Business School), explicó con un vídeo los Wow Room, inspirados en HBX Live de Harvard Business School. Se trata de un espacio virtual de aprendizaje basado en videoconferencia. También mostró un vídeo en sobre Pepper, un robot asistente bibliotecario. Sin embargo, debo confesar que no entendí cómo se formaliza la integración de la biblioteca en la Wow Room, una de las cuestiones clave en la enseñanza universitaria online, y la aportación de nuestro nuevo asistente respecto al resto del personal.

El proyecto de la Biblioteca Ubik de Tabakalera lo conozco mejor, puesto que hace unos meses Arantza Mariskal tuvo la amabilidad de explicárnoslo durante una visita. Se trata de uno de los nuevos proyectos más honestos y realistas que conozco de primera mano. La propia Mariscal reconoció durante su exposición en las Jornadas que no utilizan el término innovación, pues las ideas las han tomado de otras fuentes para después aplicarlas a su caso concreto. ¿Cómo definirlo? Se trata de una biblioteca donde el usuario puede hacer cosas (desde tocar un instrumento musical a editar un texto) y compartir conocimiento, aprendiendo unos de otros.

El Library Living Lab de Volpalleres (Sant Cugat) es, en palabras de Marta Cano, un espacio de experimentación desde el que se quiere explorar cómo la tecnología modifica el acceso a la cultura por parte de los usuarios. El método consiste en identificar un reto social (por ejemplo, la relación entre colección física y virtual), realizar acciones y generar conocimiento a partir de ellas, por ejemplo en forma de un documento de trabajo. En este caso los proyectos se realizan de forma colaborativa y la implicación de la ciudadanía a través de la asociación de vecinos es fundamental. En otras ciudades, como Santa Coloma de Gramenet y Granollers, la Diputació de Barcelona ha implementado BiblioLabs y tiene previsto extender el modelo a otras bibliotecas de la red, según ha anunciado recientemente.

Sesión sobre casos de éxito en bibliotecas.

 

Los proyectos de la IFLA

Glòria Pérez-Salmerón, presidenta electa de la IFLA, expuso después de la pausa del café la estructura de la IFLA, los diferentes proyectos en los que está embarcada y algunos de sus principales logros. Se trata de una asociación con noventa años de historia en la que España participa desde hace mucho tiempo, recordó Pérez-Salmerón. En este momento existen cuatro iniciativas clave: bibliotecas y su papel en la sociedad actual, información y conocimiento, conservación del patrimonio cultural y capacitación.

Hace unos años la IFLA lanzó el Trend Report, que recoge las principales tendencias en el mundo de la información y se actualizará cada cinco años. La última actualización recoge cinco tendencias: la expansión y limitaciones de las nuevas tecnologías en el acceso a la información, la democratización de la formación online, la redefinición de los límites de la privacidad y los datos, el empoderamiento de nuevas voces en las sociedades hiperconectadas y la transformación del entorno global de la información.

Un papel fundamental de la IFLA consiste en ejercer presión ante los gobiernos y los organismos internacionales con el fin de garantizar el acceso a la información. En este sentido, se trabaja para situar a las bibliotecas como elementos clave en la agenda 2030 de la ONU. Para facilitar la implantación a nivel local y regional se ha creado el documento Las bibliotecas y la implementación de la Agenda 2030 de la ONU.

Otros de los aspectos en los que trabaja la IFLA, según aclaró Pérez-Salmerón, consisten en la identificación de líderes a nivel regional y local, en la celebración de varios talleres regionales (uno de los cuales se celebrará en Madrid en julio) y en recabar datos globales sobre el número de bibliotecas, que se desconocen en algunos países.

Glòria Pérez-Salmerón explicando los programas de la IFLA.

Contenidos transmedia

La última sesión de la mañana en las Jornadas estuvo dedicada a la narrativa transmedia. Pero, ¿qué significa realmente esa palabreja? En palabras de Moisés Mañas, el concepto de transmedia «se basa no solo en el cruce de medios sino también en parámetros de cocreación, colaboración y juego. La historia transcurre a través de diferentes formatos con la posibilidad de ser creada por el mismo público que la disfruta.»

Alberto Fernández, subdirector de Contenidos y Transmedia de rtve.es, narró la experiencia de la serie El Ministerio del Tiempo, que constituye un caso excepcional ya que consiguen que la serie se mantenga y ha logrado generar una comunidad de fans muy activa alrededor de ella, ya que aporta contenidos de valor. Un juego, una app, podcasts, un exclusivo grupo de WhatsApp, Instagram, Twitter, un episodio de realidad virtual interactiva, un cómic y otros elementos, basados en cuatro pilares —comunidad, lenguaje, relevancia e innovación—, contribuyen a ampliar la historia y a generar una experiencia transmedia única para los seguidores de la serie, según explicó Fernández.

La Cadena Ser publica dos tipos de podcasts a través de la plataforma Podium: los podcasts de programa, que son una grabación del programa emitido que después se cuelga en la web, y los podcast producidos de forma exclusiva para la web. Así lo explicó María Jesús Espinosa, jefa de proyectos Podium Podcast en Prisa Radio. Además también se publican en esta plataforma antiguos programas digitalizados.

La mesa de debate fue moderada por Mario Tascón y contó con la participación de Francisco Sierra Hernando, director de contenidos de Atresmedia Digital.

Alberto Fernández explica los proyectos transmedia de El Ministerio del Tiempo.

Posts de la serie