¿Podrían las bibliotecas sustituir los ordenadores por tabletas y otros dispositivos móviles?

La cuestión formulada en el título de este post fue planteada por Dídac Martínez durante el XI Workshop de REBIUN (pdf) celebrado en la UPC el pasado 23 de noviembre. Sinceramente, no tengo una respuesta para ello, pero después de darle vueltas un par de días no me parece en absoluto descabellada, incluso creo que es casi hasta lógica.

Por una parte, si pensamos en ordenadores de uso público, las tabletas son las más adecuadas para sustituir al PC, y permiten un acceso cómodo a cualquier web, desde el periódico a la web de la biblioteca o el OPAC. Incluso acceder a redes sociales, correo electrónico o programas ofimáticos en la nube, como Google Docs, y también leer libros electrónicos en formatos ePub y pdf. Por otro, permitirían flexibilizar los espacios de la biblioteca y cambiar las mesas y sillas por cómodos sillones, ahorrando espacio y haciendo sentir al usuario como en casa.

Su coste no es mucho mayor que el de algunos PCs, incluso existen tablets más baratas que ellos. Y si hablamos de mantenimiento, es sencillo resetear. Como respondió Eva Patricia Gil durante el Workshop, los usuarios no los soltarían de las manos. Yo tampoco lo haría, desde luego.

El tema de la seguridad es el mayor inconveniente que se podría plantear, pues son muy golosos y habría que buscar alguna manera de evitar que se cuelen distraídamente en alguna mochila sin lastrar su movilidad. También habría que solucionar algunos aspectos relacionados con el mantenimiento, pues algunas tabletas necesitan crear cuentas para la descarga de apps.

Algo más difícil sería sustituir los ordenadores de uso interno, puesto que los ordenadores son óptimos para el uso continuado y en muchos puestos de trabajo se requieren programas especializados que no se pueden instalar en una tableta, pero seguramente para el desempeño de algunas funciones sería factible.

¿Podemos soltar lastre?

Actualización 01/12/2012: Los vídeos con las intervenciones en el Workshop de REBIUN pueden verse en UPC Commons.

Anuncios

4 pensamientos en “¿Podrían las bibliotecas sustituir los ordenadores por tabletas y otros dispositivos móviles?

  1. Gracias por la mención! Yo creo que todo lo que comentas en tu post es muy adecuado Natalia. El tema de la seguridad lo tienen muy bien resuelto en las apple stores y otras tiendas de tecnología, permitiendo al usuario que pruebe los dispositivos sin riesgo de seguridad alguno. Sin embargo, tener los dispositivos fijos se contradice con poder sustituir mesas y sillas por sillones (lo que por cierto me parece una propuesta maravillosa).

    Lo que sí es cierto es que el comentario de Javi Clavero sobre el uso de los ordenadores de la biblioteca para elaborar trabajos etc… me hizo pensar que, en este sentido, con la sustitución de ordenadores por tablets sí que estaríamos dejando de responder a necesidades manifiestas de los usuarios de las bibliotecas. Claro que esto se solucionaría adaptando teclados a los ipads… Y yo por supuesto antes de tomar cualquier decisión haría una investigación cuantitativa y cualitativa de los usuarios de la biblioteca… pero claro, que te voy a decir yo! 😉

  2. Supongo que todo depende del público que se tenga, de secciones, etc. Por ejemplo, pensando en una biblioteca pública, quizás las tablets puedan cubrir todas las necesidades, y más en secciones como la hemeroteca. Pero en universitarias, y pensando en alumnos que necesitan equipos para realizar trabajos, se dejaría de prestar un servicio interesante para ellos. En cualquier caso, estoy de acuerdo contigo en que no se puede dejar de dar servicio a ciertos usuarios.
    En fin, a este tema hay que darle más vueltas, que da mucho de sí. Seguro que investigando a los usuarios se aclaran las ideas 😉 

  3. Yo creo que un gran paso adelante sería comenzar a usar los dispositivos móviles como herramientas de trabajo profesional. Mejoraríamos muchas de las tareas que realizamos cotidianamente, veríamos las posibilidades de uso y estaríamos preparados para poder implantarlo como servicio hacia nuestros usuarios. El otro día estuve en Donosti impartiendo un curso sobre twitter; la biblioteca dejó a a los asistentes (muchos de ellos personal de la institución) una veintena de Ipads que tienen para actividades. Gracias a ese testeo se detectaron problemas de fácil resolución que ayudarán a dar un mejor servicio. En mi opinión ese es el camino: adoptar, usar, asumir, difundir 🙂

  4. Yo creo que las bibliotecas publicas deben incorporar, como un elemento nuevo y más, algunas tabletas para poder ver muchos más volumenes de los que guardan en las estanterias. Estamos en el siglo XXI, por dios. Vivan las tabletas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s