Donde siempre como nunca

Ahora que algunas bibliotecas hemos empezado a descatalogar tiempo de silencio nos interesa tener una conversación fluida con nuestros usuarios. Desde que un usuario entra en la biblioteca debemos lanzarle señales inequívocas de que queremos hablar. Y hasta en eso, en los canales de comunicación/conversación, tenemos que adaptarnos.

A veces buscamos la conversación parapetados en las paredes de nuestros despachos; cuando empecé en la biblioteca -1988 – me molestaba la gente que se asomaba a curiosear desde fuera aprovechando el cristal de la puerta; cansado de tanto fisgón corté de raiz el problema mandando colocar una puerta opaca; toda una declaración de intenciones: “este es un lugar serio y se viene a estudiar, a leer…”Veinte años despueś, al remodelar la biblio, hice lo mismo: mandé cambiar las puertas…por unas de cristal que permiten vernos aunque no lo desees; seguimos siendo un lugar serio y respetable 🙂 pero nos parece más interesante que nos vean, animar al transeunte a pasar dentro y darse una vuelta, a ver, curiosear.

Cuando entramos en un bar nuestra intención es tomar algo con los amigos pero no podemos evitar mirar esa pantalla de tv que nos lanza mensajes: deportes, videoclips…Desconozco cual es la intención de una persona cuando entra en una biblioteca, pero sé que también podemos utilizar una pantalla para lanzar mensajes cortos (portadas de novedades, horarios…) que incentiven el “consumo” la conversación.


Saramago en la Biblioteca de Muskiz

Saramago en la Biblioteca de Muskiz

El papel sigue siendo un gran soporte y un buen pretexto para iniciar la conversación; pero tenemos que hacer de ese papel una puerta de cristal. Esas guías de lectura a las que tan aficionados somos en vacaciones y defunciones pueden volverse más fluidas si facilitamos las cosas. El papel nos dice que tenemos tal o cual libro en la biblioteca, que vayamos y busquemos en el catálogo, por ejemplo, las obras de Saramago. El mismo papel podría decir eso mismo pero con un dibujito que nos lleve directamente a esa búsqueda utilizando un teléfono móvil con lector de códigos qr. El papel transciende de esa manera el soporte y facilita la comunicación más fluida; dejamos de centrarnos en el soporte para hacerlo en el mensaje y le decimos al usuario que nos va a encontrar donde siempre pero como nunca 🙂


Anuncios

2 pensamientos en “Donde siempre como nunca

  1. Pingback: Tweets that mention Donde siempre como nunca « Biblioblog, 3a edición -- Topsy.com

  2. Pingback: Ultimos documentos recolectados en iwetel 6 de junio de 2010 « Banco de Pruebas de la Herramienta de Documentalista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s