Firmin, más que una novela sobre lectura

La novela Firmin: aventuras de una alimaña urbana, que publicó Seix Barral en octubre de 2007, está causando un pequeño gran terremoto en nuestro país. Firmin es la primera obra del estadounidense Sam Savage, la cual, con poco más de un año en el mercado internacional, se está convirtiendo en un libro de referencia, sobre todo para quienes ya disfrutan leyendo. Una obra de ésas que gusta leer, recomendar, regalar. El argumento se puede resumir en una frase: la vida de una rata que nace en un librería y se alimenta de libros y de lecturas. Pero describir simplemente así esta obra sería un desatino, ya que Firmin es la novela donde nace un personaje que está llamado a aferrarse a los mejores puestos de las listas de los más prestados de las bibliotecas, al que los bibliotecarios dedicarán expositores y amables comentarios en guías de lectura, al que los blogs de recomendaciones literarias dedicarán sus mejores frases, al que los talleres de lectura exprimirán sin pudor. La edición original ya ha sido reconocida por la profesión, ya que la RUSA, sección de los bibliotecarios referencistas de la ALA, la ha incluido dentro de los libros de ficción más destacados de 2007. Lo más sorprendente del futuro fenómeno Firmin es la arriesgada apuesta que ha realizado Seix Barral, que supone un hito en la historia de la edición española. Firmin ha enamorado de tal forma a los editores españoles que han iniciado una original y bien planteada campaña promocional, además de adquirir los derechos mundiales de la obra, como destacaba el diario El País en su edición de 27 de diciembre de 2007. La editorial española sabe que ha dado con una novela que se defiende por sí misma, por lo que, además del esfuerzo económico realizado, está llevando a cabo una inteligente promoción de Firmin, que pasa por un vídeo en YouTube, una edición especial con postales o un pin que se regala con la compra de un ejemplar, que reproduce la ilustración de la cubierta y que llevarán con orgullo los fans de Firmin. Además, Seix Barral ha cuidado especialmente su edición, que publica en la colección Biblioteca Formentor, con una traducción tan pulcra como su personaje y unas ilustraciones que dan la forma definitiva al protagonista, sin desmerecer los dibujos de la edición original. Firmin es una rata lectora, que devora sin pausa todas las obras de la librería en la que pasará gran parte de su vida, desde los título de criminología hasta la filosofía más reivindicativa o la literatura más culta, pero también es una amante del buen jazz, del cine en general -porno incluido- y de las palabras, que sirven para dar título a los sentimientos (y a las personas). Savage ha convertido a la plaza Scollay en un nuevo paisaje literario y ha parido una criatura de humanidad literaria que se codeará con la nómina de personajes que hacían fantasear a su Firmin. Firmin, inminente top bibliotecario.

Anuncios