El perfil del profesional de la información

Los profesionales de la información y la documentación del País Vasco, convocados por el Grupo de Trabajo del Perfil Profesional de ALDEE, se reunieron el 21 de septiembre de 2006 en la jornada La profesión de archivos, bibliotecas y centros de documentación, en la que se debatieron las acciones que los trabajadores vascos de la información deben acometer para el desarrollo de la profesión en esta comunidad. El seminario contó con una ponencia de inauguración de Jesús Gómez, autor de diferentes textos sobre la profesión, quien disertó sobre el perfil actual de los profesionales. La conferencia de clausura corrió a cargo de José Antonio Merlo Vega, quien habló de las competencias profesionales, además de ofrecer un estado de la cuestión de la profesión en España y de aportar un decálogo sobre las características que definen a un buen profesional. A continuación se reproduce este decálogo.


Decálogo personal del buen profesional de la información
01. Estar formados. La formación nunca termina, los conocimientos profesionales e instrumentales necesitan ser actualizados. Existen muchas formas de completar los conocimientos; hoy todavía es más sencillo a través de las plataformas de formación en línea. Trabajamos en una profesión con diferentes niveles de especialización, de nosotros depende saber cuáles son los conocimientos que necesitamos para el correcto desempeño de la misma.
02. Estar informados. Es muy útil conocer qué ocurre en nuestra profesión. Es recomendable leer boletines y revistas profesionales, así como estar suscrito a listas de distribución. El intercambio de información con otros profesionales es una excelente vía para actualizar conocimientos, detectar problemas, encontrar soluciones, compartir experiencias, conocer tendencias, comparar actividades, etc.
03. Estar presentes. Todas las instituciones cuentan con órganos colegiados en los que se planifica la actividad y se toman las decisiones. Debemos estar en ellos, porque estar representados es la manera de ser considerados. Plenos municipales, consejos escolares, claustros universitarios, secciones sindicales o simples grupos de trabajo son colectivos en los que tenemos que participar activamente.
04. Ser competentes. Hacer bien el trabajo es la mejor garantía del reconocimiento del mismo. Los servicios de información son determinantes para el funcionamiento de las organizaciones, por lo que cumplir con las expectativas es sinónimo de reconocimiento. Los profesionales de la información deben tener como objetivo ofrecer servicios de calidad.
05. Ser activos. No sólo es nuestra tarea realizar de forma correcta nuestro trabajo, sino que debemos integrarnos en las organizaciones de forma que podamos aportar iniciativas que redunden en favor de nuestros usuarios. Debemos ser proactivos, ya que es la nuestra una profesión que trabaja para los demás. Debemos conocer las necesidades de formación e información del usuario, preverlas y solucionarlas.
06. Ser cooperantes. Los servicios de información son parte de un todo. Estamos integrados en estructuras administrativas y procedimentales complejas, por lo que debemos apoyarnos en las demás secciones de nuestra entidad, así como estar a disposición de las mismas. También es recomendable estar en contacto con otros profesionales que trabajen en centros como el nuestro, ya que podemos ser de ayuda mutua.
07. Saber adaptarse. Nuestra profesión está en constante cambio desde hace unos años. Deberemos saber afrontar las nuevas circunstancias laborales que nos impone el uso de tecnologías, aceptar como necesarios las novedades en recursos, conocimientos y procedimientos. Es importante darse cuenta que los cambios generan nuevas posibilidades, tanto personales como profesionales. Adaptarse a los cambios es señal de nuestras capacidades laborales.
08. Saber aliarse. Nuestra profesión posee un marcado carácter social, de servicio para unos usuarios a los que pretendemos conocer. No obstante, necesitamos aproximarnos a profesionales de entornos diferentes a los nuestros, a colectivos a los que podemos ser útiles. Nuestra actividad puede ser más productiva si actuamos con otros agentes que nos posibiliten extender nuestro trabajo a sectores a los que no llegamos habitualmente.
09. Saber difundirse. Para que nuestra labor se reconozca, es esencial que se conozca. Para ello deberemos difundir nuestra actividad y servicios entre los usuarios para los que trabajamos; además, hay que dar a conocer nuestras acciones entre los órganos directivos. La presencia en los medios de comunicación es esencial, por lo que es muy recomendable elaborar notas de prensa, elaborar informes y memorias o invitar a los informadores a presenciar las actividades de nuestros centros. Asimismo, es muy recomendable la difusión de nuestras iniciativas en congresos y reuniones profesionales; hay que tener presente que nuestra experiencia puede ser muy útil para centros similares.
10. Sentirse importante. Trabajamos en una profesión que es muy necesaria para el funcionamiento de las organizaciones, para el fomento de la cultura y, por supuesto, para el desarrollo personal y social. Debemos ser conscientes del privilegio que supone formar parte de un colectivo que trabaja para promover la cultura y el acceso a la información. Tenemos que estar orgullosos de nuestro trabajo y presumir de ser archiveros, bibliotecarios o documentalistas.

Anuncios